27 marzo 2014

El automóvil pequeño también se hace notar

El Salón de Ginebra se consolida como la gran muestra europea del automóvil, dejando atrás a las de París y Fráncfort. Su gran ventaja puede que resida en que, como el propio país que la acoge, es terreno neutral y no hay ningún gran fabricante nacional que acabe imponiéndose a los demás, como ocurre en los salones antes mencionados.

Por otro lado, este era la primera edición que se celebra ya en plena salida de la crisis. Hay previsiones de crecimiento para el mercado europeo en general y para sus principales países en particular. 

Y esto se ha traducido en que los coches que se mostraban en los stands son modelos a punto de ser comercializados, después de años en que lo visto eran concept cars pasando la prueba del nivel de aceptación que tendrían entre el público.

Ha sido también el salón de los coches pequeños y funcionales, junto a los cuales se mostraban también algunos espectaculares superdeportivos y coches de lujo. 

Una consecuencia lógica de la polarización que se asegura que está sufriendo el mercado europeo entre las marcas premium –a las que hay que añadir cierto tipo de modelos que se perciben como tales– y los vehículos más pequeños y funcionales, cuyas ventas no dejan de crecer.

Esta tendencia viene también impulsada por los nuevos sistemas de acceso al automóvil basados más en el pago por uso y disfrute, que en la propiedad. 

Algo que parece que está calando muy fuerte en ciertos sectores de la sociedad, particularmente entre los más jóvenes y en quienes viven en áreas urbanas. Son personas que buscan poder utilizar un vehículo cuando lo necesitan y que ese pago sea lo más asequible posible. 


Es decir, un poco el concepto de servicio que ofrecen las compañías aéreas low cost, a las que en buena parte se puede responsabilizar de este cambio de actitud frente al automóvil por parte de las nuevas generaciones.

Con la vista puesta en este nuevo tipo de demanda, desde el sector se están estudiando las posibilidades de poner en marcha sistemas de car-sharing o automóvil compartido. 

Algo que va a imponer el lanzamiento de modelos más sencillos que realmente respondan a esa función de ser utilizados por múltiples usuarios que sólo pedirán de ellos la movilidad que aportan.

En esa línea hay que considerar al Citroën C4 Cactus, el coche que se fabrica en la factoría madrileña de Villaverde. Amplio y funcional, tiene un equipamiento orientado a lo que realmente es necesario y demandan los compradores. 

Por otra parte, debe marcar también el estilo que seguirán los modelos de esta marca de la que, a partir de ahora, se desgaja la gama DS.

Carlos Tavares, el nuevo presidente del Grupo PSA Peugeot-Citroën quiere que DS se convierta en una enseña independiente, destinada a competir con marcas premium, y Citroën asuma el espíritu del 2CV y ofrezca automóviles funcionales. 

Además, según los estudios que maneja la industria, los usuarios apenas utilizan el 40% del equipamiento que les ofrece su vehículo. El resto, o no lo saben utilizar, o pura y simplemente les resulta superfluo.

Otra novedad de la marca francesa era el C1, modelo desarrollado y producido al alimón entre las dos marcas de PSA y Toyota. 


Tras escuchar la nueva política de producto de Citroën, se llega a la conclusión que este modelo responde más al concepto anterior o que, con más equipamiento y una presentación más rica, podría tener mejor acomodo en la gama DS.

En lo que se refiere a sus dos hermanos gemelos, en los que no se dan esos problemas de personalidad, ambos están muy bien.

Hay que señalar la mayor diferenciación estética entre los tres desarrollos, mucho más profunda que la de antes. Nadie que vea el Toyota Aygo, cuya presentación tiene rasgos muy marcados e identificables, diría que es el mismo modelo que el Peugeot 108 o el Citroën C1.

Aunque la mayor atención entre los modelos pequeños la atrajo el nuevo Renault Twingo, con motor posterior –de tres cilindros– inclinado 50 grados para dejar más espacio de carga. 

El nuevo Renault, que tendrá un hermano gemelo cuando salga el Smart de cuatro plazas –no es seguro que recupere el nombre de ForFour–, se presenta como un campeón de la habitabilidad al ofrecer espacio para cuatro adultos. 

Además, desde el punto de vista tecnológico, Renault retorna a los años 60, los tiempos de los R-8, R-10 y Caravelle, con este coche de tracción posterior al que sus críticos le acusan de ser muy parecido estéticamente al Fiat 500. Hay cosas peores.


Otra de las novedades era el nuevo Mini que, pese a su mayor tamaño, sigue conservando la misma estética. Estaba acompañado por el prototipo del próximo Clubman. Además, se avanzaron las formas del nuevo Mazda2, que derivará estrechamente del prototipo Hazumi.

También en pequeño formato había algunos todocamino. Por ejemplo, el Jeep Renegade, que debe fabricarse en Italia y que recuerda al Patriot. Dada la percepción premium de Jeep, tendrá como competidor directo al nuevo GLA, el todocamino que completa la gama que inauguró el Clase A.

No hay que olvidar el Opel Adam Rocks, el todocamino urbano que ha presentado la marca alemana. El Grupo Volkswagen optó por mostrar un prototipo de lo que podría ser unpequeño SUV a partir de la plataforma del Golf. 

Por cierto, la misma en que estarán basados los modelos de este tipo que preparan Seat y Skoda. Y como Volkswagen, también Hyundai quiso explorar el segmento con otro concept car, el Intrado, que en el caso de ser llevado a la producción, cubriría el hueco que queda en la gama de la marca (y en la de Kia) para cubrir la demanda de todocaminos medianos.

En el otro lado de la balanza, tampoco faltaban cosas que ver e incluso que imaginar. Tal es el caso del Jaguar XE, el modelo que debe ocupar el hueco que dejó en la gama de la marca británica el X-Type cuando dejó de fabricarse hace ya algunos años. 

La marca ha decidido reservarlo para un salón más próximo a su lanzamiento comercial y de momento lo único que ha mostrado es el bastidor, de aluminio, y una foto frontal muy difuminada.

Pero lo que si estaba presente era el nuevo Lamborghini Huracán, el sucesor del Gallardo, el modelo de la marca que más se ha vendido en su historia. Posiblemente, sea el coche más espectacular de la muestra.

Ferrari, este año, sólo ha mostrado la actualización de su coupé-cabrio California T. Esta nueva denominación se debe a que ahora, en paralelo con la Fórmula 1, lleva un motor con turbo. Y la competencia directa, dentro y fuera de los circuitos, McLaren, mostró el 650S Spider, que mantiene los 650 caballos de la versión coupé. Muy espectacular el Koenigsegg One:1. La marca sueca ofrece en este modelo una relación peso potencia de 1 a 1, es decir, 1.360 kilos para 1.360 caballos de potencia.

Entre los deportivos, hay que mencionar también la versión Spider del Alfa Romeo 4C, todavía en fase de prototipo. Y dentro del Grupo Fiat, hay que hacer mención especial del Maserati Alfieri, prototipo del próximo coupé de la marca, que se exhibía junto al ya conocido Gran Turismo y a las berlina Ghibli y Quattroporte. 

Elegante y apenas cambiado respecto al prototipo que se mostró en Ginebra, el nuevo Mercedes Clase S Coupé que hizo su aparición en esta muestra.

Entre las berlinas de lujo, Rolls Royce mostró el Ghost II, actualización de la berlina más pequeña de la marca. BMW aprovechó para mostrar su Serie 2 Active Tourer mientras que Volvo quiso enviar un mensaje de futuro con el Estate Concept, que podría ser el sucesor del V70.

Si se da por buena la teoría de la polarización, entre las novedades de las marcas que compiten en ese terreno central hay que mencionar el Peugeot 308 SW (familiar), modelo que celebraba haber sido Coche del Año en Europa. 

La versión Type R del Honda Civic, los Seat Cupra y Cupra R, el Skoda Vision C y, sobre todo, el chino-israelí Quoros 3, que todavía carece de redes comerciales en los grandes mercados europeos. Mitsubishi repitió los tres prototipos que mostró en Tokio y que serán producidos en serie.



No faltaron algunos carroceros. Pininfarina, Giugiaro (con un prototipo de seis plazas), Rinspeed (con la berlina eléctrica XchangE), IED (con un deportivo sobre base Hyundai), Sbarro (con el Fleche Rouge, con mecánica Peugeot), etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario