03 mayo 2013

Nissan dice que la crisis ha retrasado la llegada del coche eléctrico

«El Nissan Leaf padece los inconvenientes de ser un coche adelantado a su tiempo. 

Como dice nuestro presidente Carlos Ghosn, para lograr el éxito en un proyecto han de cuadrar todas las piezas, y en el caso del coche eléctrico, su llegada ha coincidido con una época de crisis que ha impedido el desarrollo de la infraestructura necesaria».

Con estas palabras, Manuel de la Guardia, consejero director general de Nissan Iberia, justificó la escasa penetración del Leaf, el modelo 100% eléctrico de su marca en el mercado español y del que sólo se matricularon 59 unidades en 2011 (estuvo disponible en septiembre). 

Para el presente año, la previsión sigue siendo modesta puesto que De la Guardia sólo prevé unas ventas de entre 400 y 500 unidades, pese a que dice que los clientes que ya han optado por este modelo aseguran estar excepcionalmente satisfechos con el mismo.

Además, pionera en el lanzamiento de coches eléctricos en grandes series, Nissan se va a implicar para que en España se den las condiciones para que estos vehículos triunfen. 

Para ello, va a donar 43 puntos de recarga rápida para que se instalen en las Comunidades Autónomas más implicadas con esta tecnología. Algo que están negociando con sus Gobiernos y con los operadores que tendrán que suministrar la energía.

Sin embargo, el grueso de las matriculaciones de la marca en España seguirán siendo de vehículos con motor de combustión interna. Unas ventas que en 2012 esperan que sean, por lo menos, iguales a las de 2011, cuando alcanzaron las 45.528 unidades. 

Esta cifra ha permitido a Nissan ganar cuota de mercado hasta el 5%. En 2007 vendieron 55.256 vehículos, pero en aquellos momentos, esas matriculaciones sólo le permitieron tener el 2,9% del mercado.

De hecho, Nissan es una de las marcas que menos plumas se ha dejado en esta crisis. Ha perdido un 17% de sus matriculaciones cuando el mercado en el que compite ha caído un 53%. La clave de este éxito tiene un nombre: Qashqai. Un modelo a medias entre un monovolumen mediano y un todoterreno.

Aparece en el cuarto puesto del ranking de ventas detrás de modelos como el Renault Mégane, el Seat Ibiza y el Citroën C4, pero Manuel de la Guardia señala que si de las ventas del Mégane se descuentan los monovolumen Scenic y del C4, los Picasso, sería el segundo coche detrás del Ibiza. Aparte del primero entre los de su segmento. En cualquier caso, sí lo es entre los adquiridos por clientes particulares.

El Qashqai, en su cuarto año de vida, va a seguir siendo el caballo de batalla de Nissan en 2012, aunque el más pequeño el Juke está ganando preferencias entre la clientela.

El máximo ejecutivo de Nissan Iberia se alinea con los que no ven recuperación en 2012. Considera que el mercado caerá un poco más, entre un 2% y un 3%, antes de iniciar una lenta recuperación en 2013. Esto, salvo que el Gobierno sorprendiera con un plan estructural de renovación del parque que pudiera incentivar ventas. 

Sin este plan, no ve ninguna razón para que en el segundo semestre se experimente una mejoría en la demanda. Algo que en Nissan van a forzar tratando de mejorar en sus ventas a flotas y a compañías de coches de alquiler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario