09 mayo 2013

El Auto Retro triunfa en Barcelona

Llegar a Auto Retro 92 incita a la refexión respecto a la inutilidad del automóvil para los desplazamientos urbanos. Hecha esta salvedad, el marco es francamente bueno. En cuanto a la exposición en sí misma, la modestia del presupuesto (diez millones) explica -pero no justifica la ausencia de una información mínima, capaz de permitir al visitante comprender la trascendencia de lo expuesto. 

En la muestra figuraban automóviles excepcionales. Un Gladiator de 1899, del que aparentemente existen sólo tres ejemplares en el mundo, siendo el expuesto el único con carrocería original. También se pudo contemplar un exclusivo La Cuadra de 1900, el primer coche fabricado en serie en España, que según los organizadores de Auto Retro es único en el mundo. 

Un Mercedes Benz 540 K autobahn-kurier con compresor, de 1939, propiedad de la familia Barraquer y que el oftalmólogo Ignacio Barraquer utilizó para su viaje de novios. 

Entre los vehículos en venta estaba un Maserati 6CM, un monoplaza de Fórmula 1 de 1939, que fue pilotado por Luigi Villoresi y Alberto Ascari. Este mismo ejemplar ganó el gran premio de Lucca en los años 30. Sus propietarios lo ofrecen por 120 millones de pesetas. Todos los vehículos se encontraban condiciones de poder ser puestos en marcha. 

Algunos han precisado meses de trabajo por parte de sus propietarios. Se ha reconstruido carrocerías, limpiado pieza por pieza motores, etcétera. Logicamente, toda esta labor se ve facilitada cuando se encuentran recambios originales, lo cual no siempre sucede. Por esta razón, en Auto Retro 92 tiene también su espacio dedicado a vendedores de recambios de modelos antiguos. Pueden verse muchas piezas de los famosos utilitario de los años 60, el Seat 600, así como de automóviles desconocidos por el gran público.

 Algunas de las piezas ofrecidas son auténtica chatarra. «Estas -afirma uno de los vendedoresson las que producen mayor satisfacción al comprador. Por un lado son ya muy raras y, por otro lado, necesitan aporte de mano de obra para rehabilitarlas, lo cual a menudo efectua el propio poseedor del vehículo de época, que normalmente es un aficionado a la mecánica». Detrás de toda la manifestación está el ya citado Antic Car Club de Catalunya. 

Fue fundado en 1974 por un pequeño grupo de aficionados a los coches antiguos. Ahora posee un pequeño museo cuyas principales piezas se encuentran en Auto Retro 92. Surgió todo de un grupo de diez o doce amigos que se reunian cada miércoles a cenar. Todos ellos tienen sus esperanzas depositadas en las subastas que este año se han iniciado. Los precios de muchos vehículos no son propios de una subasta aún muy de aficionados. Este año los coches que se ofrecen a la venta por este medio son pocos. Tres Seat 850, uno de ellos modelo «coupé» y otro «spyder». Sus precios de salida oscilaron entre las 290.000 pesetas y las 550.000. 

Los modelos más caros posiblemente sean ofrecidos en subasta en ediciones posteriores. Para ello la organización confia en poder contratar una casa de subastas de renombre y con capacidad técnica para llevarlas a cabo eficazmente. En cuanto a precios estimados de algunos modelos expuestos, hay cantidades realmente importantes. Así, un Bugatti Brescia de 1926 está valorado en 26 millones. Un Bugatti Osca 2000 S del año 1955 está valorado en 55 millones. Era de los coches caros del salón. En el terreno de las motos abundan modelos propios de la España de los 50, como Iso, Montesa y otras. 

Pero también estaban presentes piezas de renombre y proyección mundial, como la Harley-Davidson El primer salón de Auto Retro fue visitado por unas 1.000 personas. El pasado año, en cambio, acudieron 32.000. Según los organizadores, el salón de este año superará esta cifra y será una buena proximación al décimo aniversario, a celebrar el próximo año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario