26 junio 2014

27 euros de estafa por depósito

Estaban implicados empresarios, distribuidores, transportistas y dueños de gasolineras abanderadas. Y hay dos grandes perjudicados: los conductores de turismos diésel y Hacienda. 

La AgenciaTributaria, con la ayuda de la Guardia Civil, ha desmantelado nueve tramas independientes aunque conectadas por un fraude fiscal masivo en la compraventa de gasóleo.

Un timo que ha dejado de ingresar varios millones en las arcas públicas, pero que además proporcionaba hasta 27 euros de ganancia extra a los gasolineros implicados por cada depósito repostado.

Las detenciones y registros comenzaron a primera hora de ayer, pero van a durar varios días debido a la envergadura de la operación, que comenzó gracias a unas investigaciones en Toledo. 

Se espera terminar con unos 130 detenidos y cerca de 200 registros en domicilios y empresas. La ONIF (Oficina Nacional de Investigación del Fraude) de la Agencia Tributaria detectó varias operaciones sospechosas en la localidad de Quintanar de la Orden, y así empezaron a investigar los agentes de Vigilancia Aduanera, a los que se sumó la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

El delito cometido es principalmente un fraude fiscal millonario, porque estas tramas compraban gasóleo tipo B, destinado a maquinaria agrícola y pesada, o tipo C, usado en calefacciones, y lo vendían como tipo A, que es el que se usa en las gasolineras para los turismos.

En un principio, la única diferencia entre ambos gasóleos son los impuestos (B y C pagan muy poco) y un colorante rojo que se añade al agrícola para que se sepa que es el barato. 

Pero alguna de las nueve tramas desarticuladas quería hacer aún más negocio, y entonces engordaba el combustible con otros productos como queroseno, el carburante que usan los aviones.

De hecho, uno de los investigados estropeó su propio coche al probar una mezcla. Así, miles de conductores de unas 25 provincias repartidas en 11 comunidades autónomas han podido sufrir averías en las bombas o inyectores de sus coches debido a este fraude.


Para que no les pillaran, los detenidos compraban grandes cantidades de gasóleo barato y lo lavaban con productos químicos para quitarle el colorante rojo. 

Así podía pasar sin problema por gasóleo tipo A, y además con las mismas características que éste, excepto en los casos en que se adulteraba. Los defraudadores tenían en común los lugares de lavado del gasóleo, según fuentes del caso. 

Los agentes registraron ayer naves industriales, inmovilizaron cisternas de combustible y arrestaron a dueños de gasolineras que compraban su producto adulterado a la trama. 

Entre ellos, hay dueños de gasolineras con franquicia de Repsol que, incumpliendo su contrato de exclusividad, compraban gasóleo bajo cuerda a los detenidos. En los registros de ayer, además de numerosa documentación fiscal, se requisó dinero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario