21 mayo 2013

Por los ojos y sus maneras

El Adam es un coche de diseño con el que la marca ha querido plantear más que un pequeño automóvil. En concreto, quiere que su exclusividad le convierta en rival del Mini o del Fiat 500 para, a la vez, ayudar a terminar de acabar con la imagen algo aburrida que Opel se ganó en los 90.

Dado lo compacto de sus medidas, no se puede esperar una gran habitabilidad. Delante, el conductor y su acompañante viajan confortablemente. Sin embargo, detrás, las plazas son más estrechas, el espacio para las piernas es justo, la entrada y salida no es fácil y el espacio que queda para el maletero es bastante limitado, incluso más que en el caso de su competidor italiano.

Sin embargo, es un vehículo atractivo y, cuando se accede a su interior, transmite sensación de calidad, de buen acabado. Algo que si se conjuga con las posibilidades de personalización, lo pueden convertir en un producto con una buena demanda. El precio, relativamente ajustado, debe colaborar también a que así sea.

Al volante, resulta muy manejable. Gira en un diámetro menor a los 10 metros y la dirección es suave y precisa, tanto en tráfico urbano como en carretera, rodando más rápido. Los frenos son eficaces y fáciles de dosificar. En cuanto a la suspensión, la del Adam trabaja peor que la de otros Opel recientes.

Es relativamente firme y, sobre pavimentos ondulados, rebota un poco. Algo que es más un inconveniente de cara al confort que a la estabilidad, y que también es responsabilidad de unas llantas de 17 pulgadas con neumáticos de perfil muy bajo. Por tanto, en este terreno, se coloca a la altura de sus dos más directos competidores, puesto que ni el Mini, ni el Fiat 500 son paradigmas del confort de suspensión.

La insonorización, en cambio, está muy lograda. El motor se deja escuchar aunque no llega a ser molesto en ningún momento. Y los ruidos de rodadura y aerodinámicos, también se mantienen a bajo nivel.

En el capítulo de la seguridad , equipa seis airbags y control de estabilidad, que es correcto.

De todas maneras, el fabricante lo que desea destacar del equipamiento opcional es el sistema IntelliLink, con pantalla táctil de siete pulgadas. Un dispositivo que permite controlar las funciones del equipo de sonido, el teléfono, reproducir archivos de audio y vídeo o configurar determinados aspectos del coche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario