02 mayo 2014

Land Rover y Discovery

A bordo del antiguo portaaviones USS Intrepid –hoy un museo dedicado a la exploración marítima, aérea y espacial– atracado en el río Hudson en Nueva York, y junto al SpaceShipTwo, el primer vehículo espacial comercial de pasajeros, apareció el nuevo Land Rover.

Así de espectacular fue el escenario escogido por Jaguar-Land Rover (JLR) para la presentación del Land Rover Discovery Vision Concept, un prototipo que adelanta futuros modelos de la marca británica aunque, sobre todo, expone soluciones que parecen de ciencia ficción.

Como ya hiciera el año pasado con el Range Rover Sport, el fabricante controlado por Tata Motors escogió para mostrar su gran novedad del año la ciudad norteamericana, cuyo salón abre sus puertas hoy.

Si entonces el reclamo fue el actor Daniel Craig –famoso por ser el actual agente 007– en esta ocasión se ha buscado una alianza de más recorrido en forma de acuerdo global a largo plazo con Virgin Galactic, la pionera línea espacial comercial de Richard Branson.

En concreto, Land Rover le suministrará los vehículos para el centro de pruebas y la base que tiene en California y Nuevo México, de donde partirán los turistas espaciales.

Por supuesto, algunos de esos vehículos pertenecerán a la nueva gama Discovery, cuyo primer modelo adelanta el prototipo desvelado. Su venta está prevista en 2015.

Y es que JLR ha decidido aplicar una nueva política comercial a la marca Land Rover, estructurándola en tres gamas diferentes. La ya existente Range Rover, con sus tres modelos, enfocada al lujo pero con una alta capacidad 4x4. 

Luego estará la Discovery, que celebra su 25º aniversario y toma el concepto del actual modelo con este nombre, más funcional y familiar, pero sin dejar su carácter premium. Se ampliará con la llegada del modelo que derivará del prototipo que, en el medio plazo, reemplazará al Freelander. 

La tercera línea, enfocada al trabajo, estará compuesta por el Defender o el modelo que lo reemplace, y alguno más compacto que pueda llegar.

En cuanto al Discovery Vision Concept, la herencia recibida apenas se percibe en su interior para siete ocupantes, el pequeño escalón en la parte final del techo o la colocación asimétrica de la matrícula, según informa Enrique Naranjo.

El salto es espectacular en cuanto a tecnología, pues si se llevara al completo a la serie, colocaría a este modelo colocaría por delante de cualquier otro coche a la venta.

Así, aparte de sistemas ya vistos como las luces láser, los cristales y el techo panorámico tienen una funcionalidad similar a la pantalla de un ordenador; los estribos laterales se ocultan eléctricamente y las puertas se abren mediante reconocimiento gestual, que también servirá para accionar las luces o los intermitentes

Además, Land Rover ha orientado buena parte de esa carga a mantener unas grandes prestaciones todoterreno. Así, y basado en la realidad aumentada, el capó invisible permite visualizar lo que hay debajo de la parte delantera. Además, unos sensores láser que escanean el terreno muestran los obstáculos o miden la profundidad exacta de un vadeo.

Aunque quizás el gadget mas llamativo es el Remote Control Drive. Se trata de un programa que permite conducir el vehículo desde el exterior, gracias a un mando extraíble o a través de smartphone o tablet.


De este modo, se puede afrontar con más seguridad un obstáculo si el conductor va solo y simplifica el franqueo de una puerta de una finca que hay que abrir y cerrar manualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario