26 septiembre 2017

Lincoln Continental el coche de los presidentes

 Algunos fabricantes de vehículos han aprovechado marcas olvidadas o de distribución muy limitada para desempolvarlas o relanzarlas al cabo del tiempo como un producto exclusivo dirigido a un segmento de gran lujo. Un ejemplo: DaimlerChrysler y Maybach.En Europa, Ford podría hacer algo parecido con Daimler, una marca hoy diluida en Jaguar. Pero a Ford le preocupa más en estos momentos qué hacer con Lincoln, su tradicional marca de coches de lujo del otro lado del Atlántico.
Desde hace casi tres años, los altos ejecutivos de Ford no paran de darle vueltas al futuro de Lincoln, una marca nacida en 1920 y de cuyas fábricas salieron modelos como el Lincoln Continental de los años 1940. Lincoln ha sido tradicionalmente para Ford, lo que Cadillac era para General Motors. Firmas en tradicional competencia, de vidas paralelas, tanto que cuando General Motors decidió dejar de producir su modelo Cadillac Eldorado, Ford cesó de fabricar el Lincoln Continental; dos desapariciones recibidas con crespones negros.


Cadillac, que pronto se fabricará también en China, parece vivir una nueva juventud y en Ford se desea que Lincoln haga lo propio.A tal fin y pese a que las finanzas de Ford no andan en su mejor momento, se han anunciado al menos cinco nuevos modelos o rediseños para los cuatro años próximos; nuevas berlinas, un SUV y un pick-up.

Lincoln necesita urgentemente esa renovación de su oferta de producto. En el reciente Salón de Detroit, se han podido ver algunos anticipos como el pick-up Mark LT, basado en el gigantesco F-150 de Ford, o el Aviator, un SUV que reemplazará al actual producto de Lincoln, basado en el Explorer de Ford.

Hace casi tres años, Ford se llevó a Detroit al diseñador inglés Gerry McGovern, al que se deben, entre otros conceptos, el Mk9, que hizo suspirar a los nostálgicos de los fabulosos Lincoln de los años 1961 y 1962, pero que no fueron aceptados en las altas estancias de Ford.

McGovern ha vuelto a Inglaterra y el que se ha ido a Detroit es Peter Horbury, antiguo director de diseño de Volvo y que hasta ahora era director ejecutivo de diseño del Premier Automotive Group (PAG); que engloba Land Rover, Jaguar, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.ae Salón de Detroit, se han podido ver algunos anticipos como el pick-up Mark LT, basado en el gigantesco F-150 de Ford, o el Aviator, un SUV que reemplazará al actual producto de Lincoln, basado en el Explorer de Ford.

Hace casi tres años, Ford se llevó a Detroit al diseñador inglés Gerry McGovern, al que se deben, entre otros conceptos, el Mk9, que hizo suspirar a los nostálgicos de los fabulosos Lincoln de los años 1961 y 1962, pero que no fueron aceptados en las altas estancias de Ford.

McGovern ha vuelto a Inglaterra y el que se ha ido a Detroit es Peter Horbury, antiguo director de diseño de Volvo y que hasta ahora era director ejecutivo de diseño del Premier Automotive Group (PAG); que engloba Land Rover, Jaguar, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.

r, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.ae Salón de Detroit, se han podido ver algunos anticipos como el pick-up Mark LT, basado en el gigantesco F-150 de Ford, o el Aviator, un SUV que reemplazará al actual producto de Lincoln, basado en el Explorer de Ford.

Hace casi tres años, Ford se llevó a Detroit al diseñador inglés Gerry McGovern, al que se deben, entre otros conceptos, el Mk9, que hizo suspirar a los nostálgicos de los fabulosos Lincoln de los años 1961 y 1962, pero que no fueron aceptados en las altas estancias de Ford.

McGovern ha vuelto a Inglaterra y el que se ha ido a Detroit es Peter Horbury, antiguo director de diseño de Volvo y que hasta ahora era director ejecutivo de diseño del Premier Automotive Group (PAG); que engloba Land Rover, Jaguar, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.

El coche de los presidentes
En los felices años 1920, la marca más utilizada por los presidentes de Estados Unidos fue Pierce Arrow, desaparecida en 1938. Uno de los primeros presidentes que subieron a un Cadillac fue Woodrow Wilson, quien paseó en uno de ellos por las calles de Boston durante el desfile de la victoria de la I Guerra Mundial. Pero, fue el presidente Eisenhower el que, institucionalizó en su toma de posesión en 1953, el Cadillac Eldorado como el coche de los presidentes republicanos. Como reacción, los presidentes demócratas optaron por el Lincoln Continental, si exceptuamos algunas casos, como el Cadillac Fleetwood que se entregó a la administración de Bill Clinton en 1993.nente Eisenhower el que, institucionalizó en su toma de posesión en 1953, el Cadillac Eldorado como el coche de los presidentes republicanos. Como reacción, los presidentes demócratas optaron por el Lincoln Continental, si exceptuamos algunas casos, como el Cadillac Fleetwood que se entregó a la administración de Bill Clinton en 1993.

No hay comentarios:

Publicar un comentario