11 enero 2014

Mercedes GLA el mejor todocamino

Los nuevos lanzamientos de Mercedes se multiplican: Clase B, Clase A, CLA, Clase S y ahora el GLA, un todocamino para competir con el Audi Q3 y el BMW X1. Toda una serie de modelos que reflejan un rejuvenecimiento de la marca, incluso en el suntuoso Clase S, a través de un diseño algo más atrevido y un equipamiento más actual.

Dieter Zetsche, el presidente ejecutivo del grupo alemán, ha tocado zafarrancho de combate ante la pérdida de la que parecía inamovible posición de líder entre las marcas premium que tenía Mercedes.

Primero fue BMW la que logró superarla y, ahora, es Audi la que, apoyándose en el mercado chino, ha logrado adelantarla. Tomando los resultados de 2012, BMW logró vender 1,54 millones de unidades, por delante de Audi, que entregó 1,46 millones a sus clientes. Mercedes, por su parte, se quedó 1,42 millones de unidades.

Sin embargo, si se analizan los resultados financieros de la primera mitad del año, Daimler se destaca de sus rivales en beneficios, con 5.145 millones de euros frente a 2.704 millones en el caso de BMW, y 2.900 millones en el caso de Audi. Pero esto no se debe al negocio de la fabricación y venta de coches sino a la colocación del último paquete de acciones que le quedaba de EADS, que ha supuesto 2.260 millones de euros.

No obstante, el grupo se está replanteando su negocio, saliéndose de las prácticas tradicionales.

Uno de sus nuevos planteamientos es establecer una red de concesionarios virtuales desde los que el posible comprador podrá configurar su coche, pedirlo en firme e incluso conseguir una financiación. Esto no va a evitar el paso por un concesionario tradicional que, desde luego, realizará la entrega y se hará cargo de algunos trámites que hoy por hoy no se pueden realizar on line.

Fue su rival BMW la que abrió primero un concesionario de este tipo en Londres, pero ahora Mercedes sigue la estela abriendo uno en Hamburgo y otro en Varsovia.

La segunda apuesta va por el car sharing o coche compartido. Hace ya más de tres años que creó una división para tantear esta posibilidad y ahora se muestra convencida. En las previsiones de sus dirigentes se estima un volumen de negocio de 1.000 millones de euros en 2020. A final de año tendrá 10.000 Smart dedicados a este negocio en 21 ciudades de todo el mundo. Por el momento sólo ganan dinero en tres de ellas –Hamburgo, Viena y Vancouver– pero estiman poder ampliar los beneficios en uno o dos años. Además, al final de la década se espera una flota de 15 millones de coches destinados a este servicio en Europa. Se desearía que la mayor parte fueran eléctricos, pero la falta de infraestructura de recarga de baterías lo va a hacer difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario