10 diciembre 2013

Porsche venderá 200.000 coches para el 2016

Porsche hace grandes máquinas –ahora se cumplen 50 años del icónico 911– y también es una máquina eficiente en medio de la crisis, capaz de crecer un 17% este ejercicio. Y sus cifras finales serán todavía mejores según Mathias Müller, director mundial de la marca y miembro del Consejo de Administración de VW para Porsche Ibérica y Seat.

"No será muy difícil lograr un nuevo récord anual [en 2012 vendieron 141.000 coches]. Pero no es tan importante tener volumen. Para nosotros, el dato relevante es un buen resultado financiero. Eso significa que podemos vender nuestros coches sin reducción en el precio. A veces decidimos vender un vehículo menos y nos sentimos muy bien con esa estrategia".

El objetivo inicial de Porsche era alcanzar un crucero de 200.000 unidades en 2018. "Si calculamos lo que podemos hacer este año, más 15.000 órdenes del Macan [el nuevo todocamino pequeño] y el crecimiento debido al desarrollo de la red en China... podemos lograrla en 2015. Como muy tarde, en 2016. Aunque depende de la economía mundial. Nosotros podemos hacer nuestro trabajo, pero nada más".

Para el Macan, del que ya están saliendo unidades de preserie en Leipzig, el dato es una estimación. "Veremos cómo resulta de exitoso", señala Muller sobre un proyecto en el que se han invertido 500 millones, construidas nuevas instalaciones de carrocería y pintura en el proyecto, además de contratar 1.400 nuevos empleados.

"La producción en serie está planificada para comienzos de enero" y el coche serrá presentado "en el Salón de Los Ángeles el 19 de noviembre y ese mismo día, en Tokio, para los mercados asiático y estadounidense, al mismo tiempo".

Con estas perspectivas, Porsche no se preocupa de rivales como Jaguar o Maserati, que aprietan con éxito el acelerador. "Miramos a nuestra competencia, pero somos conscientes de que tenemos los mejores coches del mundo".

Quizá tenga que ver con los nueve años seguidos como número uno en el ranking J.D.Power de satisfacción del cliente. ¿Habrá un décimo liderazgo? "Eso espero, porque también es uno de nuestros objetivos. Ponemos un enorme esfuerzo en alcanzar la máxima satisfacción con un equipo que hace un gran trabajo. Les apoyamos con innovación y calidad y ellos tienen que asegurarse de ofrecer un servicio de venta y posventa del máximo nivel".

Sobre España, Müller está "contento dada las dificultades económicas por las que atraviesa". El segmento premium ha caído un 60% en nuestro país y Porsche sólo un 10% doblando su penetración. A pesar de todo, España y Portugal cerrarán 2013 con 1.500 matriculaciones, un 15% menos. "Como consejero de Seat, conozco el enorme esfuerzo del país y del Gobierno para relanzarse. Nuestros resultados podrían ser mejores, pero tenemos en cuenta las circunstancias".

Respecto a Europa, "hay que profundizar en su unión o nunca seremos competitivos con EEUU o China. Llevará tiempo, pero hay que ponerse. Tenemos muchas ventajas, cada una de un país, y hay que unirlas con convencimiento. España tiene que aportar más productividad".

En cuanto a nuevos proyectos, un posible coche entre el 911 y el superdeportivo 918 Spider –cuya versión definitiva se ha visto en Fráncfort– no llegaría hasta finales de 2015. "Sí, pensamos en ese coche, pero ahora tenemos que asegurarnos de que nuestros clientes estén satisfechos con el 918. Su producción dura unos dos años, así que tenemos que concentrarnos en ella antes de analizar si podemos colocar otro modelo entre ambos".

De la tecnología híbrida enchufable, como la del Panamera, Müller dice sentirse encantado y cree que es "la respuesta correcta para el futuro más cercano".

No hay comentarios:

Publicar un comentario