05 enero 2013

Vaqueriza necesita que lo investiguen

La Federación Española de Remo, que preside José Fernández Vaqueriza, está siendo sometida a un severo control de auditoría por el Servicio de Inspección de Federaciones del Consejo Superior de Deportes, por una partida de veinte millones de pesetas «con defectos de justificación». Vaqueriza; trató de desmentir a varios medios informativos la existencia de dicha investigación, que precisamente está en la fase de alegaciones por su parte.

Este periódico intentó ponerse en contacto durante todo el dia de ayer con algún responsable federativo, pero chocó con el impenetrable muro de una amable secretaría. Se anunció también una nota oficial «para puntualizar» la información publicada por el jueves, pero al cierre de esta edición aún no había sido hecha pública, aunque estaba reunida la Junta Directiva cuyo vicepresidente es Francisco Zuriarrain, familiar del viceconsejero de deportes del Gobierno Vasco, Javier Zuriarrain. Fernández Vaqueriza, miembro activo del Partido Nacionalista Vasco (PNV), fue elegido presidente de la Federación después de los Juegos de Seúl, el pasado mes de noviembre de 1988 y su elección también fue irregular. No podía presentarse a los comicios porque estaba inhabilitado para ejercer cualquier cargo directivo, por el Comité de Disciplina de la propia Federación, en los tiempos que ejercía la presidencia Zurianáin.

Vaqueriza no vive en Madrid, por lo que es Zuriarrain, enemigo antaño y vicepresidente adjunto ahora, quien lleva prácticamente los asuntos federativos, salvo los de política deportiva que el presidente maneja «con puño de hierro», en frase de uno de los informantes de este periódico. El actual presidente de la Federación fue sancionado por cuatro años el 11 de enero de 1983. Recurrió su sanción ante el Comité Superior de Disciplina Deportiva, que dictó resolución en enero de 1983, ratificándolas

A pesar de ello, el actual presidente decidió seguir la via del contencioso administrativo en la Audiencia Nacional, contra la sentencia del CSDD, y también perdió. Existe, incluso, una Orden del Ministerio de Cultura, de 14 de noviembre de 1985, en la que insta al Consejo Superior de Deportes a que haga cumplir la sanción. Pese a todo, Vaqueriza se presentó a las elecciones. Tuvo un único contrincante, el asturiano Daniel López Is, que retiraría su candidatura y presentaría un recurso ante la junta electoral federativa, en el que señalaba la manifiesta inelegibilidad de Vaqueriza, que estaba sancionado. La junta electoral, algo nada sorprendente si se tiene en cuenta que estaba presidida por Ramón Larrucea, posteriormente miembro de la Junta de Vaqueriza en calidad de tesorero, la desestimó. Vaqueriza no goza del favor de gran parte del remo nacional.

Durante los Europeos de 1987 fue acusado de «discriminar a los remeros de fuera del País Vasco» y, según una información que publicó en aquellos días un periódico de Madrid, los participantes del equipo de ligeros acusaron al actual vicepresidente de «manipular la selección de barcos para las regatas internacionales». Los miembros del equipo de ligeros afirmaban que la federación llevaba más de un año actuando con un presupuesto que no fue aprobado en asamblea, decía la misma información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario