09 abril 2014

El todoterreno de Seat saldrá en 2016

"Puedo comunicarles que sí, que la cosa ha salido, tenemos el SUV". Así anunciaba ayer el presidente de Seat, Jürgen Stackmann, la luz verde de VW para que la marca amplíe su gama con un todocamino, el primero de este tipo en su historia.

El coche, que estará a la venta en 2016, permitirá "entrar en un nuevo territorio y es un paso decisivo para que Seat vuelva a una rentabilidad sostenida". No en vano, el segmento SUV crece sin parar en Europa y se acerca ya hasta el millón de coches. Según Stackmann, este modelo incluso podría superar al Léon.

Se entiende así que el pasado otoño, en una entrevista con el periódico El Mundo, asegurase que "lo importante era tener el coche, más que producirlo". Y en noviembre, en otro encuentro, insistía en que este modelo era clave para su viabilidad.

En todo caso, el grupo alemán sigue manteniendo la incertidumbre sobre el lugar donde se fabricará el vehículo, que tendrá un tamaño similar al actual VW Tiguan y se inspirará en las líneas del prototipo Seat IBx desvelado en 2011. Estructuralmente, recurrirá a la plataforma modular MQB y el desarrollo lo llevará a cabo el centro técnico de Martorell.

No obstante, también habrá una declinación para Skoda, lo que otorga posibilidades a su planta de Kvasiny, en República Checa, junto a la futura generación del Skoda Yeti y donde los costes de producción son más bajos que en Martorell. Los sindicatos de la factoría checa lo dan por hecho desde el encuentro de su líder, Jarolsav Povsik, con Martin Winterkorn, presidente del Grupo VW, el pasado 14 de marzo. En aquel acto se anunció que la fabrica de Kvasiny asumirá un modelo adicional, pero no se quiso concretar cuál.

Confirmando este cuadro, el presidente del comité de empresa en Seat admitió recientemente que no han tenido las reuniones con los directivos de VW para preparar la producción de un SUV como cuando Martorell se adjudicó el Audi Q3.

Si, por el contrario, terminase recalando en la planta barcelonesa, sería la guinda del pastel después de que 2013 se cerrase con 390.000 coches, el mayor volumen en los últimos cinco años, y en 2014 se haya tenido que contratar a 450 empleados por el fuerte ritmo de la producción. Asimismo, estaba previsto suspender uno de los tres turnos en el Q3, se mantendrán al menos hasta el otoño. Aunque sobre este modelo se ha venido especulando que podría terminar recalando en Alemania si toda la producción del Q5 se concentra en México.


También está la duda del Altea. Ayer, Stackmann afirmó que es muy importante en el mix comercial, con 25.000 unidades en 2013, y aún no se ha tomado ninguna decisión sobre si se seguirá produciendo.

1 comentario:

  1. Pues sí que trabajan lento los alemanes, porque ahora Seat pertenece a Wolsvagen, no?? o al menos eso contaban, tralará.

    ResponderEliminar