25 enero 2018

Así se consigue el coche más barato

La segunda inversión que hace una familia española, después de la compra de la casa, es la adquisición de un vehículo. En un momento de crisis como el actual en el sector del automóvil, la decisión del Gobierno de rebajar en cinco puntos el Impuesto de Matriculación para los coches «pequeños» supone un respiro para todos los potenciales clientes y también para la industria del automóvil. Después de que algunas marcas se anticiparan hace diez días anunciando interesantes descuentos, esta misma semana se ha sumado a esa «guerra de rebajas» la mayoría de las firmas de automóviles. Sin embargo, en toda esta batalla del «quién da más» hay una pequeña argucia. Muchos fabricantes, al tiempo que han aplicado la rebaja de ese impuesto, han subido el precio franco fábrica de sus vehículos, con lo que la diferencia que ha de pagar el cliente no es tan abultada como podría esperarse. Hasta el pasado 31 de diciembre, un coche pagaba un impuesto del 16% de IVA y un 12% adicional de Matriculación. En total, un 28% a partir del precio franco fábrica. Desde el pasado uno de enero, todos los coches de hasta 1.600 centímetros cúbicos de gasolina -y de hasta 1.910 cc. en el caso de los de ciclo diesel-, pagan «sólo» un 23%. 

Pero esta rebaja ha traído consigo un sinfín de ofertas por parte de los fabricantes de automóviles, que llevaban años clamando por una reducción de estas características. Al anunciar esta medida, el ministro de Economía, Pedro Solbes, advirtió que su propósito era que los fabricantes no la aprovecharan para aumentar directamente sus beneficios. A la mañana siguiente, una marca como Renault llenaba los periódicos de anuncios ofreciendo, además del 5% de rebaja oficial, otro 7% de rebaja en sus gamas Twingo, Clio y Renault 19, fuera cual fuera su cilindrada. El resto de fabricantes reaccionó de forma inmediata con propuestas similares.


Los descuentos.- Si usted quiere comprar un coche, le conviene saber que al día de hoy son muchas las marcas que ofrecen sus automóviles sin el Impuesto de Matriculación. Es decir, con un 12% de descuento sobre el precio franco fábrica, lo que representa, a pesar de todo, un importante ahorro con relación a los precios de hace sólo dos semanas. Para entendernos, el recorte de 5 puntos en el impuesto de matriculación es de 40.000 pesetas por millón sobre el precio final del vehículo. Si el coche que usted quiere comprar tiene además el otro descuento del 7%, la rebaja total obtenida es de 90.600 pesetas por cada millón.

Marca a marca.- Todo esto significa que éste es un buen momento para comprarse un coche. Todos los especialistas del mundo del motor están de acuerdo en que se trata de una oportunidad que se debe aprovechar, porque no se sabe cuándo se va a producir un descuento de este tipo. Después de la rebaja iniciada por Renault, Fiat fue también tempranera al anunciar su campaña de ofertas especiales, rebajando el 7% restante del Impuesto de Matriculación en todos los vehículos sujetos a la desgravación oficial. Seat anunció que aumentaría el equipamiento de serie en todos los vehículos de gasolina que se ajusten a los límites de 1.600 centímetros cúbicos y de 1.910 para los diesel. Ford también ha sido generosa a la hora de anunciar sus descuentos. Ha puesto en marcha interesantes ofertas para todas las gamas de vehículos, además de descuentos especiales en los modelos sujetos a la desgravación oficial. 

En este sentido cabe destacar el caso de la gama Fiesta (descuentos entre 77.000 y 120.000 pesetas según versión), en la Escort (de 77.000 a 144.000 pesetas) y en el Mondeo turbodiesel (también entre 77.000 y 144.000 pesetas). En el caso de Citroën se han ofrecido rebajas de hasta 400.000 pesetas en los modelos que ya se benefician de la reducción fiscal, además de interesantes ofertas en el resto de sus gamas. Peugeot también ha tirado la casa por la ventana para tratar de aprovechar el tirón de ventas de la rebaja fiscal. Para ello, ofrece dos años de mantenimiento gratis en sus gamas de modelos 106, 306 y la recién presentada 406, sin límite de cilindrada. Además, se ofrecen unos precios algo más ajustados en algunos modelos. Opel ha anunciado unas inmejorables condiciones de compra durante el mes de enero, siguiendo la línea de sus competidores más directos, además de algunas reducciones concretas.

Los extranjeros.- Pero los fabricantes instalados en España no son los únicos que rebajan sus precios. La británica Rover fue una de las primeras en anunciar que vende toda su gama sin el Impuesto de Matriculación. Es decir, que en el caso de los coches con motores de hasta 1.6 litros de gasolina, o 1.910 diesel, se ofrece una rebaja de un 7% sobre el precio franco fábrica, mientras que en el resto de los modelos, incluyendo la serie 800 formada por coches de lujo y de representación, la rebaja es de un 12% sobre el precio franco fábrica. En el caso del Rover 827 SI, la rebaja supone casi 500.000 pesetas. La japonesa Toyota también ha apostado fuerte con su Carina E 1.6. El coche, que el 31 de diciembre costaba 2.495.000 pesetas, ahora se queda en 2.088.000 pesetas gracias al descuento del 5% oficial y a una rebaja de 312.000 pesetas aplicada por el importador. En el caso de Volkswagen, el descuento del 5% en el impuesto se hace efectivo para todos los modelos de la gama, sea cual sea su cilindrada. Y Lancia, con sus modelos de las gamas Delta y Dedra con motores de hasta 1.600, aplica, además del descuento de 5% oficial, otro 7%.

Cuidado con las ofertas.- Todos estos datos confirman que es un buen momento para comprar. Pero hay que tener mucho cuidado con las ofertas. Si acudimos a un concesionario sin saber bien la rebaja fiscal acordada por el Gobierno, o sin conocer las ofertas de dicha marca, lo más probable es que no consigamos aprovecharnos al máximo de las ofertas generales. A usted le interesa saber que pese a este anuncio de rebaja fiscal, los fabricantes, y sobre todo los concesionarios, atraviesan momentos muy delicados. Por ello, resulta muy aconsejable tener en cuenta algunos consejos que nos pueden permitir ahorrar bastante dinero a la hora de comprar un coche nuevo. Los concesionarios tienen en ocasiones un excesivo stock de algún modelo concreto que quieren quitarse de encima. Si esto es así, es el momento ideal para que usted pueda adquirir un coche de esas características. ¿Cómo descubrir qué concesionario concreto quiere desprenderse rápidamente de coches como el que nosotros queremos?. La respuesta es difícil, y habría que hablar concesionario por concesionario de toda la red para hacer un trabajo perfecto. Pero como dice el refranero español, lo perfecto es enemigo de lo bueno. Por ello, la recomendación práctica es la de buscar cuatro o cinco concesionarios lo más próximos posible a nuestro lugar de residencia, y entre todos ellos preguntar cuál es el que nos vende ese coche más barato. Esta gestión se debe hacer con una serie de cuidados, para evitar engaños y otros riesgos innecesarios. 

Lo primero es decidir exactamente qué coche queremos realmente. Pero no sólo marca y modelo, sino también la motorización y hasta el último detalle de su equipamiento. Una vez decidido este extremo, también resulta muy interesante consultar una lista de precios en algún medio de comunicación. Estos precios son los que las diferentes compañías recomiendan que se cobre al usuario final, pero no son obligados. Es decir, que si un coche cuesta un millón de pesetas, por ejemplo, un concesionario «avispado» puede pedirnos 1,5 millones, y si se los pagamos la culpa será nuestra. Conociendo el modelo concreto que se quiere, incluyendo el equipamiento exacto, deberemos llamar a un concesionario y preguntar si tienen ese modelo y cuál es su precio final incluyendo impuestos (¡ojo ahora con la rebaja del Impuesto de Matriculación!), gastos de transporte y matriculación. El vendedor nos dirá 2.230.000 pesetas, por poner un ejemplo. A continuación llamaremos a otro concesionario y le haremos exactamente la misma consulta, hasta que nos dé un precio final. Y así sucesivamente con cuatro o cinco concesionarios. En todo este proceso, no deberemos dejar de preguntar nunca cuándo estará disponible el coche. Porque puede haber algún vendedor que nos dé una fecha a muy largo plazo, para entretanto poder hacer las gestiones y conseguir un coche de esta naturaleza. Un truco en el que nunca debemos caer es el de los supuestos regalos por hacer la compra en éste o en ese concesionario. Podemos llegar a creer que el regalo es un equipo musical, o un teléfono portátil, y llevarnos la desagradable sorpresa de que en realidad se trata de unas alfombrillas de 800 pesetas.


En el caso de que a la hora de comprar un coche nuevo se quiera vender el viejo, la cosa se complica bastante. Todos los concesionarios ofrecen en muchas ocasiones, y mucho más en época de crisis, una sobrevaloración del coche usado. Esta sobrevaloración se hace -en todos los casos- sobre la base de la edad real del vehículo y no por el kilometraje. A veces se produce una cierta picaresca. Nos han dicho, por ejemplo, que nos dan 500.000 pesetas por un coche concreto matriculado en febrero de 1992 . Sin embargo, una vez cerrado el trato y firmados ya los papeles de compra del nuevo vehículo, el vendedor nos asegura que nuestro vehículo estaba peor de lo que era de esperar y que sólo nos puede dar 300.000 pesetas por él. ¿Qué hacer en este caso? Protestar, intentar dar marcha atrás en la compra y denunciarle en último extremo. En condiciones normales de mercado (es decir sin la rebaja fiscal acordada por el Gobierno y que entró en vigor el pasado día uno de enero), y para un coche medio de dos millones de pesetas, siguiendo estas recomendaciones se pueden lograr rebajas de más de 100.000 pesetas (e incluso llegar a las 200.000 si la gestión se hace desde una región poco habitada y uno de los concesionarios a los que se llama es de Madrid o Barcelona, donde existe una competencia brutal). Con esta rebaja fiscal, quizá estos descuentos «atípicos» puedan ser algo menores. Pero siempre merecerá la pena intentarlo.

Los seguros.- Si ya ha decidido el coche que se va a comprar, y dónde lo va a hacer, también le interesa pensar en el seguro. ¿Cuál es el seguro que más le interesa? ¿A todo riesgo o sólo a terceros? También las aseguradoras apoyan las medidas de rebaja fiscal acordadas por el Gobierno. Así, por ejemplo, la compañía de seguros Pelayo ha lanzado una campaña de descuento de 10.000 pesetas en el precio de la póliza de seguro a todo riesgo a todos los vehículos nuevos (sin limitación de cilindrada) hasta el próximo 30 de marzo. Intente aprovechar las ofertas, pero siempre con mucho cuidado.

Ojo con las garantías

La garantía que se nos da al comprar un coche nuevo es algo fundamental, a pesar de que no siempre se le concede la importancia debida. El plazo varía sensiblemente de unas unas compañías a otras, desde uno a tres años. Son mayoría los que ofrecen un año sin limitación de kilómetros. Durante ese tiempo se repararán por cuenta de la casa todos los componentes que se averíen o se rompan, siempre que la rotura no sea responsabilidad clara del conductor o del propietario. Peugeot ha anunciado una interesante oferta al incluir dos años de mantenimiento gratis en sus gamas 106, 306 y 406. Los fabricantes americanos, Chrysler y General Motors (sólo para las marcas Chevrolet, Cadillac y Pontiac) ofrecen tres años de garantía o 100.000 kilómetros. Las marcas japonesas también ofrecen tres años de garantía y 100.000 kilómetros en la mayoría de los casos (salvo Honda que ofrece dos años). Y también las marcas coreanas incluyen en sus precios tres años de garantía o 100.000 kilómetros, con la única salvedad del fabricante de todo terrenos SsangYong, cuya garantía es de un año. En cuanto a los fabricantes europeos, salvo Bentley, Rolls Royce y Jaguar (tres años de garantía) y de los fabricantes de deportivos (Ferrari, Porsche y Maserati, con dos años de garantía), todos ofrecen un año y kilometraje ilimitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario