02 octubre 2017

Toyota ya ha superado a Ford en la venta de vehículos

No es la primera vez que Toyota supera a Ford en venta de vehículos, pero había sido sólo en un trimestre (el tercero del pasado año). En esta ocasión, con los datos totales del 2003, el gigante japonés se ha consolidado ya como número dos mundial, por encima de la marca del óvalo y sólo por detrás de General Motors (8,59 millones en 2003), lo que representa un cambio histórico en el ranking de los grandes constructores.

Las ventas mundiales de la compañía que preside Fuchio Cho en el pasado ejercicio fueron de 6,783 millones de unidades (englobando tanto a Daihatsu como a su filial de vehículos pesados Hino), con un incremento del 10% sobre las del precedente, en tanto que las de Ford se quedaron en 6,72 millones (incluyendo sus filiales Volvo, Jaguar, Land Rover y Aston Martin). Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en los datos de Ford no están contabilizadas las ventas de Mazda, de la que posee el 33,3% del capital.


Los muy efectivos sistemas de producción, la flexibilidad de sus estructuras laborales y su estrategia de incrementar presencia en todos los mercados y, particularmente en Norteamérica, han sido los principales factores de ese espectacular ascenso. En concreto, los constructores japoneses controlan ya en Estados Unidos un 30% del mercado estadounidense, del que un 11,2% pertenece a Toyota, que subió un 0,8% en 2017.

La compañía ha superado ya en alguna ocasión en ventas a Chrysler en la propia Norteamérica, donde el gigante nipón inició sus exportaciones en 1957 y donde en estos momentos vende 2 millones de vehículos anuales. Precisamente en el recientemente celebrado salón de Detroit, los constructores nipones dieron buena muestra de su agresiva política industrial y comercial con su nueva generación de pick up, el vehículo por excelencia de Estados Unidos, y que ha sido hasta ahora una de las principales fuentes de ingresos y ventas de los tres grandes. Los japoneses no han dudado en atacar a la espina dorsal de sus adversarios sacando nuevas versiones mejoradas de estos modelos.
Pero si las ventas son espectaculares, es en el apartado de los beneficios donde los resultados de Toyota -y por extensión de los otros dos grandes de Japón, Honda y Nissan- muestran una particularidad intensidad. Además, el hecho de haber apostado por la inversión directa y la construcción de fábricas y en la propia Norteamérica, ha minimizado los riesgos procedentes de un dólar débil. Y lo mismo cabe subrayar en el capítulo de valor en Bolsa, donde la capitalización de los tres grandes nipones también aventaja a sus rivales estadounidenses, y donde Toyota es, con diferencia, quien ocupa el primer puesto del ránking.

En el mercado japonés, que dejó hace tiempo de ser el primer centro de ventas de los constructores del país, Toyota tiene una cuota del 42,6% y también registró su primera mejora (+2,1%) en tres años, situándolas en 1,72 millones de unidades.

En cuanto a Europa, vendió 834.661 vehículos, un 10% por encima del ejercicio precedente y séptimo crecimiento consecutivo. Su cuota de penetración es del 4,7%, la más alta de todas las registradas hasta ahora. De esa cifra, 21.651 unidades pertenecen a Lexus, la filial de alta gama del grupo.

Reino Unido es su principal mercado europeo, con 133.776 vehículos vendidos (+2%), seguido de Italia (125.369, +3%), Alemania (106.056, +2%), Francia (73.319, +8%) y España (43.898), país que registró un incremento en sus ventas del 37%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario