04 agosto 2017

El todoterreno de Audi

Audi tendrá un vehículo todoterreno que se comercilizará a finales de 2017 o comienzos de 2018. El nuevo modelo, cuya denominación oficial se desconoce hoy, utilizará la plataforma que el Grupo Volkswagen (VW) ha desarrollado conjuntamente con Porsche y que dará lugar, antes del Audi, a la llegada al mercado de otros dos todoterreno más: El Volkswagen Tuareg y el Porsche Cayenne.

El nuevo Audi tomará el diseño básico del prototipo Magellan presentado en el último Salón de Detroit con marca VW. Aunque desarrollado en el centro de estilo de Volkswagen en Wolfsburg bajo la dirección de Helmut Warkus , en su última fase intervino Walter Da Silva, entonces responsable de diseño de Seat y que hoy lo es también de Audi y Lamborghini.


Audi, que contempló la posibilidad de realizar el coche a partir de la plataforma del A6 Allroad, pretende ofrecer un coche de líneas bajas y aerodinámicas, diferenciándose de esta manera del Tuareg, que será más alto y cuadrado de líneas. Sobre los motores, por el momento no se ha tomado ninguna decisión.

El prototipo Magellan presentado en Detroit montaba el W8 que se emplea en los VW Passat y se anunció que la plataforma permite usar hasta el W12 del nuevo modelo Phaeton. Sin embargo, estos propulsores parecían hasta ahora destinados a ser únicamente utilizados por las marcas clásicas del Grupo Volkswagen, es decir, Bentley, Bugatti, Skoda y la misma Volkswagen.
En cuanto a la producción, debería ser encomendada a la factoría de Bratislava (Eslovaquia), en la que también se fabricará el Tuareg. Ambos modelos ocuparán la capacidad que deje libre el Golf, cuyo montaje se concentrará en Wolfsburg y en Bruselas.Porsche producirá el Cayenne en su nueva factoría de Leipzig.
Con esta decisión, Volkswagen no sólo mejorar la amortización de la plataforma desarrollada con Porsche. También aumenta las economías de escala en la producción de sus coches.
Por otro lado, el grupo alemán debe decidir en junio sobre la sustitución de modelos como el monovolumen Sharan o los furgones ligeros para pasajeros y carga California/Transporter/Caravelle.

En la actualidad, estas dos líneas de vehículos tienen plataformas diferentes. La del Sharan deriva de la que usaba el anterior Passat, cuya utilización fue pactada con Ford, que ha estado vendiendo el coche con el nombre de Galaxy. Más adelante Seat sacó su propia versión, el Alhambra. Pero el acuerdo con Ford no se ha renovado y, por otra parte, se ha decidido que no haya sucesor para el Seat, lo que limitaba las posibilidades de amortización de una plataforma propia.

Para solucionar el problema, están estudiando que el futuro Sharan use la base mecánica T5 que emplearán los futuros Carifornia/Transporter/Caravelle.Y, dentro de esta estrategia, es posible que se abandone este nombre por el de Microbús, el que se dio al prototipo de un vehículo para pasajeros con una estética que recuerda a la del Caravelle de los 60 y 70 y que tendrá dos versiones. Una, destinada al mercado europeo y otra, más larga y ancha, que se comercializará en el norteamericano.
De la fabricación de estos modelos se encargará la planta de Hannover, en donde se va a aplicar el sistema 5.000X5.000 (contratación de nuevos trabajadores con un sueldo mensual de 5.000 marcos, equivalente a 2.500 euros y condicionado a la productividad y la calidad). Pero puede que parte de esa producción se mantenga en la portuguesa de Palmela que, hasta ahora, ha estado centrada en el montaje del Sharan, el Alhambra y el Galaxy.

Esta factoría puede llegar a acoger también la producción de un modelo de Seat cuya fabricación ya ha sido aprobada, de tipo monovolumen y con una carrocería que derivará de la vista en el prototipo Salsa. Se denomina internamente proyecto AMPV y no utilizará la plataforma de los nuevos Ibiza y Polo, sino módulos tomados del futuro Golf, aunque su distancia entre ejes será 10 centímetros inferior a la del AMPV, que tomará también los mismos módulos. Con este cambio industrial, la habitabilidad del Salsa en anchura se verá incrementada.

El Grupo Volkswagen va a poder sacar más partido del esperado al acuerdo alcanzado con Porsche para desarrollar conjuntamente la plataforma para un vehículo todoterreno. Inicialmente, el pacto contemplaba que los vehículos de cada una de las marcas se produjeran en una misma factoría, pero, al final, Porsche decidió que no quería producir el suyo en Eslovaquia y construyó para ello una fábrica nueva en Leipzig. De ahí que Volkswagen haya querido mejorar la economía de escala obtenida en la producción del suyo añadiendo una variante Audi. En cuanto al modelo 4x4 de Porsche, hay que recordar que se llamará Cayenne y que estará propulsado por un motor V8 de 4,5 litros de capacidad y potencias de 340 y 450 caballos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario