25 junio 2016

La marca Loreal experimenta con animales

L'Oréal ha convertido a los business games -juegos de simulación- es su principal vía de reclutamiento. A través de esta dinámica estudiantes de distintos países tienen que desplegar todo su potencial presentando un proyecto ficticio ante un público de excepción, el equipo de recursos humanos y directivos de la firma.

En eStrat Challenge deben demostrar su destreza para gestionar una empresa del sector cosmético; en Brandstorm los estudiantes de márketing tienen que desarrollar una línea de productos cosméticos y su campaña de comunicación; y, en Ingenius son los estudiantes de ingeniería y logística los que ponen a prueba sus habilidades de gestión. España participó por primera vez en la edición 2008 junto con Reino Unido, India, Bélgica, China, Brasil, Polonia, Estados Unidos, Canadá, México y Francia. Los tres últimos, por este orden, se llevaron el premio a casa: 10.000, 5.000 y 2.500 euros, respectivamente, y el pasaporte para pasar a formar parte de la compañía.

 Miguel Such, Beatriz Cifuentes y Álvaro Fernández de la Universidad Pontificia Comillas-ICAI participaron en esta final. Antes compitieron en España con otros seis equipos más procedentes de dicho centro y de la Universidad Politécnica de Madrid. Ellos fueron los mejores en acometer el reto para llegar a la final. Éste consistía en diseñar un proyecto para el ahorro de energía en Productora Albesa, una de las fábricas del Grupo encargada de la fabricación de productos de maquillaje para las marcas de lujo, ubicada en la localidad madrileña de San Agustín de Guadalix. Esta vez los tres jóvenes no tuvieron suerte, pero esta experiencia les ha servido para conocer y hacerse conocer en L'Oréal.

Que levante la mano quien no tenga un producto L'Oréal en su casa.La presencia de la multinacional francesa es un releflejo de sus clientes que utilizan sus productos en todos los puntos del planeta. Además de esto, ha logrado que los consumidores identifiquen el «porque yo lo valgo» con la marca, un emporio que en 2007 facturó 17.063 millones de euros -801,9 millones de euros en España-. Andie McDowell, Jane Fonda, Eva Longoria, Claudia Schiffer, Laetitia Casta, Demi Moore, Matthew Fox, Pierce Brosnan o Beyoncé y los españoles Penélope Cruz y Rafael Nadal son alguno de los «guapos» que forman parte del elenco de famosos que han decidido ligar su imagen a la de la multinacional, un «ten con ten» en el que todos salen ganando.

L'Oréal cuenta con cuatro divisiones que alglutinan sus 24 marcas: productos profesionales -L'Oréal Profesionnel, Kérastase, Matrix, Redken y Mizani-, productos gran público -L'Oréal Paris, Garnier, Maybelline y Softscheen Carson-, productos de lujo -Lancôme, Diesel, Biotherm, Helena Rubinstein, Giorgio Armani, Ralph Lauren, Cacharel, Kiehl's, Victor & Rolf y Shu Uemura- y la división de cosmética activa -Vichy, La Roche-Posay, Innéov, Sanoflore y Skinceuticals-. A todo esto se suma Body Shop, que no pertenece a ninguna división.

La multinacional destina buena parte de sus ingresos a investigación y desarrollo, concretamente un 3,5% de su cifra de negocio, lo que en 2007 se tradujo en 560 millones de euros. En la actualidad cuenta con 590 patentes. Uno de los baluartes de este proceso de investigación es el «test in vitro», que la compañía puso en marcha hace aun año: a través de este método predicen el potencial irritante de las sustancias químicas. Este sistema utiliza el método Espiskin de L'Oréal, una epidermis humana reconstruida sobre un soporte de colágeno, que permite sustituir el test sobre animales.

Por otra parte, para comprender las estructuras, las funciones y las propiedades de la piel, L'Oréal dedica un centro de investigación en Chicago «El instituto L'Oréal para la investigación de la piel y del cabello étnico» inaugurado en 2003, el centro de investigación de Pudong (China), que abrió en 2005, otro en Japón y otros en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario