13 julio 2015

Minicréditos

Hay que observar que el perfil del demandante de un crédito rápido no es el mismo que el de los clientes más comunes, pues el primero, el de los créditos rápidos, responde a una persona con una necesidad de liquidez puntual, urgente y situada al margen del canal financiero más conocido, mientras que el segundo sigue englobado como cliente potencial del mercado de financiación popular.

Las economías de Portugal, España, Italia o Grecia son claros ejemplos en los que la relación entre la contracción de créditos bancarios o más oficial y el aumento del crecimiento de los mercados secundarios de financiación es directamente proporcional.

Por ese motivo, la demanda de liquidez empresarial o personal que no es satisfecha por el proveedor más conocido de financiación acaba siendo cubierta por otras entidades dedicadas a la concesión de préstamos personales online.

Entre las situaciones más concretas de necesidades inmediatas de liquidez caben destacar: los retrasos en el cobro a deudores unidos a vencimientos próximos de pago a proveedores, como les suele ocurrir a las empresas, impagos temporales y demoras de nóminas con los que han de liquidarse cuotas de créditos ya existentes, en el caso de clientes particulares.

El tamaño y la expansión del mercado alternativo de financiación que está formado por los préstamos rápidos online es una variable que depende de la evolución crediticia del sistema financiero. Así que donde mayor es la contracción del crédito bancario y más dificultades y barreras ponen en torno a conseguirlo, más aumenta la demanda y el auge de los mini créditos.

Hoy nos dedicaremos a ampliar nuestros conceptos económicos en este blog y para ellos nos vamos a centrar en los minicréditos, que no es otra cosa que una nueva modalidad de concesión de préstamo financiero conocida más popularmente como créditos rápidos, por medio de la cual es posible obtener liquidez de manera online e inmediata.


La diferencia que existe con los préstamos ordinarios, es que los minicréditos se caracterizan por prestar cantidades de dinero que van entre los 50 y los 700€, con plazos reducidos de devolución y amortización completa, que va entre 2 y 8 semanas y a tipos de interés algo mayores que los préstamos tradicionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario