27 junio 2015

Un coche eléctrico con una autonomía de 400 kms

"Estamos probando ya baterías que dan hasta 400 kilómetros de autonomía a nuestros coches eléctricos, así que la parte de la ecuación que queda por resolver es el precio". 

Para Ivan Espinosa, vicepresidente responsable de estrategia y planificación de producto de NissanEuropa, si esas baterías hoy fuesen económicamente asumibles para el comprador, entre el 60% y el 65% de los conductores se plantearía adquirir un eléctrico. 

Si el alcance baja a los 300 kilómetros, serían atractivos para cuatro de cada 10.

De hecho, la estrategia inmediata del constructor japonés, que ya dispone desde hace años de cargardores capaces de rellenar hasta el 80% de las baterías en media hora, pasa por mejorar las prestaciones de los dos modelos eléctricos que tiene en su cartera. 

Uno es la pequeña furgoneta e-NV 200 fabricada en Barcelona, aunque la joya de la corona es la berlina Leaf.

En su segunda generación, este modelo alcanza los 200 kilómetros de autonomía, lo que unido a la comercialización de variantes menos equipadas y más baratas, hizo que sus ventas en 2014 en Europa se incrementaran un tercio, hasta casi 14.700 unidades. 

Se convirtió así en el líder de la categoría, acumulando una de cada cuatro matriculaciones. En todo el mundo y desde su lanzamiento en 2011, Nissan ha comercializado más de 174.000 Leaf.

El siguiente paso es lanzar un tercer modelo eléctrico, sobre el que Nissan no desvela más datos, aunque tiempo atrás su maximo responsable para Europa, Paul Wilcox, admitía que investigan la electrificación de un SUV que bien podría ser un Qashqai híbrido enchufable.

La jugada casaría perfectamente ya que en ella confluyen dos de los tres pilares (el tercero es la tecnología) en los que Nissan asienta su futuro: los vehículos eléctricos y los todocaminos. 

Entre estos últimos, el Qashqai se ha convertido en una referencia en los de tipo mediano, con 2,5 millones de unidades vendidas desde 2007 en un segmento que, según Guillaume Cartier, vicepresidente senior responsable de ventas en Europa, en la actualidad cuenta ya con 19 rivales; 

inlcuido el Renault Kadjar, nacido dentro de la alianza Renault-Nissan y desarrollado sobre la base del Qashqai. Cartier está convencido de que la cuota eléctrica en el mercado total no dejará de ir creciendo en los próximos años, aunque la velocidad vendrá determinada por el desarrollo de las infraestructuras de recarga y el apoyo de las Administraciones Públicas. 

Insiste en que la apuesta es acertada porque sus encuestas internas muestran que sus clientes más satisfechos son precisamente los que tienen un vehículo eléctrico.

Sobre Nissan en su conjunto, el ejecutivo admite la necesidad de mover el protagonismo desde los modelos –de nuevo el Qashqai surge aquí como referente– hacia la marca. 

Éste es el objetivo de su ultimo movimiento de marketing: el patrocinio de la Champions League europea, en el que acaban de cerrar su primera temporada. Antes de la marca japonesa, estuvo Ford durante más de dos décadas.

Bastien Schupp, vicepresidente de marketing, señala que la decision de este patrocinio se gestó hace tres años. Hasta entonces, el fabricante había estado involucrado en eventos de menor dimensión, pero sin alcanzar en Europa la notoriedad suficiente. 

Según Shupp, aunque las encuestas decían que el 95% de las personas conocían la marca, el porcentaje descendía considerablemente cuando se les pedían conocimientos más profundos. De ahí que, por ejemplo, el centro de sus actividades durante la celebración de la reciente final girase alrededor de su oferta eléctrica.


Nissan asegura que ha obtenido un retorno de cuatro euros por cada uno invertido, por lo que ya piensa en prorrogar el actual contrato de cuatro años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario