27 febrero 2015

Opel prepara su nuevo Corsa

Cada día que pasa son más los pedidos que Opel recibe del nuevo modelo Corsa que se fabrica en Zaragoza desde el pasado mes de octubre, y que llega ahora al mercado español con sus dos carrocerías de tres y cinco puertas.

Según explicó Enrico De Lorenzi, director general de Opel España, en estos momentos son ya 100.000 los medidos, de los que 8.500 salen del mercado español. 

"Eso quiere decir que tenemos ya cubierto un tercio de nuestro objetivo para todo el año con el nuevo Corsa, del que prevemos alcanzar unas 22.000 unidades", añadió.

Admite que este volumen puede parecer una previsión relativamente prudente pero asegura no querer poner demasiada presión sobre la red de concesionarios, que tiene que vender también otros modelos.

Además, la oferta de la marca en coches pequeños va a ser de las más amplias del mercado, pues para completar la que suponen el nuevo Corsa y el Adam, en septiembre llegará al mercado el Karl. 

"Con este modelo trataremos de atender una demanda de modelos por debajo de los 10.000 euros de precio, cosa que no podemos hacer con el Corsa que sale a partir de 10.400 euros", explicó De Lorenzi. Esta puede ser también la forma de elevar el rango del nuevo Corsa en busca de una mayor rentabilidad, tanto para sus concesionarios como para poder salir de esa serie de pérdidas recurrentes.

Desde 1999, la filial europea de General Motors (GM), que es lo que es Opel en estos momentos, ha perdido prácticamente 18.500 millones de dólares.

Para salir de esta situación, no sólo se está invirtiendo 4.000 millones de euros en las fábricas y en nuevos modelos (23 hasta 2016 que podrán equipar 13 nuevo motores). Esto, además de haber introducido cambios en equipo directivo importando ejecutivos de otras marcas como Karl Thomas Newmann, que procede del Grupo Volkswagen.

El objetivo de Newmann es obtener beneficios en 2016, algo que hace una semanas, en declaraciones a medios de comunicación alemanes, no veía completamente seguro. 

Sin embargo, Dan Amman, el vicepresidente responsable de finanzas de GM, aseguró el pasado fin de semana en Davos que, aunque los planes para el relanzamiento de Opel se había diseñado en 2012 y que los últimos dos años habían introducido variables que tenían una incidencia negativa –el desplome del mercado ruso es una de ellas– consideraban que debería cumplirse la previsión de retornar a los beneficios en 2016.

Opel vendió 885.000 unidades en Europa en 2014 (863.000 en la Unión Europea y los países de la EFTA). La marca ha crecido respecto al año anterior un 7,7%, por encima del mercado, pero el conjunto de ventas de GM en Europa ha descendido como consecuencia de la cancelación de Chevrolet, cuyas ventas no ha podido recuperar la marca alemana cuya colocación en el mercado es algo más alta y, por tanto, sus precios son más altos. 

Para intentar paliar precisamente ese problema, llegan modelos como el ya mencionado Karl que recoge el concepto del antiguo Chevrolet Spark y que, como también se ha dicho, tendrá unos precios más agresivos que los del Corsa, que es más grande.

También se trabaja en la ampliación de la oferta de vehículos todocamino, ahora centrada en el Mokka, completamente revisado y con nuevos motores desde que también se produce en Zaragoza

Además, está previsto un nuevo modelo que cubriría el hueco dejado por el Antara y se habla de uno grande que se convertiría en lo más alto de la gama de Opel.


En lo que se refiere a España, el año pasado las ventas fueron de 66.700 turismos y todocamino, y 3.850 vehículos comerciales, lo que supone una penetración del 7,8% del mercado, por encima del 7,5% previsto. 

Para 2015 prevén un mercado de un millón de unidades –950.000 si no hubiera prórroga al Plan Pive 7– en el que pretenden llegar a una penetración del 8%, es decir, unos 80.000 vehículos sin contar comerciales. Algo para lo que De Lorenzi cuenta con el respaldo de la red que en 2014 logró una rentabilidad entre el 0,7% y el 0,8%. Este año, pretenden el 1%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario