03 febrero 2015

España es el noveno productor mundial de automóviles de vehículos en 2014

Tras dos años expulsada del Top 10 de fabricantes mundiales de vehículos, España retornó a este selecto grupo el pasado ejercicio.

Ubicadas en la duodécima posición a comienzos del ejercicio, nuestras fábricas habían adelantado a Indonesia y Rusia a mediados de año, aunque el pulso con Canadá se ha mantenido hasta el final. 

De hecho, con 2,4 millones de vehículos fabricados –un 11,1% más que el pasado año y el mejor dato desde 2008 según la asociación de constructores Anfac– España se ha quedado apenas 10.000 vehículos por encima del país norteamericano. Éste produjo 2,93 millones de automóviles, con un crecimiento del 14,4%.

Tres factores explican el buen resultado de nuestras fábricas. Por un lado, su gran vocación internacional les ha permitido añadir mercados fuera de la Unión Europea, posibilitando que el 85% de los vehículos fabricados en 2014 fuesen exportados. 

Sirve de ejemplo el pequeño crossover Renault Captur. Producido en exclusiva para todo el mundo en Valladolid desde 2013, tiene en Corea del Sur su segundo mercado mundial tras Francia.

En segundo lugar, el estímulo de los planes Pive y Pima Aire ha alimentado a las factorías a través de la demanda interna. En concreto, el porcentaje de coches made in spain vendidos en el mercado local subió dos puntos porcentuales, hasta el 15%.

 De este modo, uno de cada cuatro automóviles vendidos el año pasado (855.000 unidades, un 18,4% más), había sido montado aquí.

Yendo a más, y aquí está la tercera clave, las cadenas de montaje estrenaron un buen número de vehículos en 2014, ejercicio para el que Anfac estima unas inversiones de 2.000 millones. Algunos modelos completamente inéditos en sus marcas, como los Citroën C4 Cactus y Nissan Pulsar; otros, renovaciones de productos ya en cartera –Volkswagen Polo, Opel Corsa, Mercedes Clase V y Vito– y también algunos traídos desde el exterior.

En este último grupo se encuadran el Opel Mokka, que hasta ahora sólo se hacía en Corea pero ahora también en Figueruelas; y el Ford Mondeo, adjudicado a Almusafes.

En concreto, esta factoría se consolida en una posición estratégica dentro del tejido industrial de Ford Europa, ya que este año sumará más vehículos de elevado valor añadido, como son los monovolúmenes Galaxy y S-Max, además de las lujosas variantes Vignale. 

Un hecho que merecerá la visita que, el jueves de la próxima semana, cursarán a la planta el presidente mundial de la compañía, Mark Fields, y el del Gobierno, Mariano Rajoy.

De todas las plantas radicadas en España, sólo dos cerraron con un volumen inferior. En Vigo se montaron 379.120 unidades, un 6,7% menos por el ‘pinchazo’ de los sedanes Peugeot 301 y Citroën C-Elysee destinados a mercados emergentes. La otra fue la de Iveco en Valladolid, ya que dedicó la última parte del año a prepararse para la nueva Daily.

Aunque los nuevos proyectos no se quedan ahí. En unos días, Renault desvelará el todocamino mediano que fabricará en Palencia, al que ha bautizado Kadjar y que recurre a la nueva plataforma modular de la marca. PSA Vigo se ha asegurado los sucesores de las actuales furgonetas Citroën Berlingo/Peugeot Partner; Figueruelas producirá desde 2016 los sucesores de los Opel Meriva/ Citroën C3 Picasso y Seat tiene que apostar por seguir montando en Martorell el Audi Q3.

Incluyendo 2015, la previsión es que los constructores inviertan en nuestro país entre 4.000 y 5.000 millones extras en cinco años.

Cumplido su vaticinio para 2014, Anfac prevé otro importante crecimiento de la producción en este ejercicio, hasta los 2,6 millones de vehículos, siempre con la vista puesta en recuperar para dentro de dos años el umbral de los tres millones.

Eso garantizaría el empleo en un sector que ya fue el que menos puestos de trabajo destruyó durante la crisis en la industria –un 8% frente al 20% general– y de los que más está contribuyendo ahora a crearlos. Así, según la Encuesta de Población Activa (EPA-asalariados), la fabricación de vehículos y componentes se situó entre los 10 sectores que más empleo generaron en 2014.

Durante el pasado año, la industria manufacturera española incrementó su plantilla global en 87.500 nuevos empleos, un 4,7% más que el año anterior. De estos, 26.800 entre los fabricantes y suministradores de componentes de vehículos y componentes. Es decir, uno de cada tres.


Y si se toma sólo a los productores de coches, estamos hablando de casi 20.000 nuevos empleos, con un aumento del 26,1% respecto a 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario