09 septiembre 2014

El nuevo Mazda MX-5

El Mazda MX-5 ha cumplido este año un cuarto de siglo de vida. Después de casi 950.000 unidades vendidas afronta su cuarta generación con un intento de vuelta a sus orígenes dentro de un vestido muy diferente al de las tres anteriores.

Las tres versiones del Mazda MX-5 anteriores han tratado de ceñirse a la idea básica de un deportivo ligero, descapotable, biplaza, motor delantero y tracción trasera, con un reparto de pesos ideal –50/50– y un precio asequible. 

Además siempre han tratado de respetar la línea de diseño inicial. No es así en la cuarta versión del Mazda MX-5 que se ha inspirado en el lenguaje de diseño Kodo (alma del movimiento) que han seguido los últimos modelos de la marca.

Los hombres de la marca japonesa se habían apartado de la idea inicial y cada generación resultaba más grande y pesada que la anterior. El nuevo Mazda MX-5 mide 3,915 metros de longitud, 1,730m de anchura y 1,235m de altura. 

Resulta pues, 10 centímetros más corto que la tercera generación e incluso su batalla se reduce. Pero lo que es más importante, su peso se aligera en más de 100 kilogramos para quedar en poco más de una tonelada gracias a un uso intensivo del aluminio en capó, aletas delanteras, maletero y parachoques y una capota de lona más ligera. Una rebaja que redundará notablemente en sus prestaciones puras y en el consumo.

Seguramente, sin el logotipo de Mazda, sería un cohe difícil de identificar. Sobre todo en su parte trasera ya que no guarda allí reminiscencia alguna con las tres versiones anteriores. En el frontal, se ha vuelto a renunciar a los faros abatibles de la primera generación. Ahora son más pequeños y estilizados. La rejilla delantera ovalada es lo única que aporta una pista sobre su origen.

El pilar del parabrisas está más retrasado y es más estrecho que en la precedente, con el objetivo de mejorar la visibilidad del conductor dentro de un habitáculo que se ha desplazado hacia atrás y unos asientos rebajados en su altura. 

Pero la vista que de verdad enamoró a quienes asistieron a la presentación, es la trasera, con unas luces LED (diodos emisores de luz) redondas y un intermitente ovalado que se incrusta en su circunferencia. Pocas más fueron las informaciones que se han dado de la presentación mundial del nuevo Mazda MX-5 que tuvo lugar en el Borne de Barcelona, haciéndola coincidir con otros dos eventos simultáneos en Japón y Estados Unidos. 

Para precios, versiones, para saber si habrá capota dura desmontable o plegable, habrá que esperar a los próximos meses. Lo único que el fabricante asegura es que se recuperarán las viejas sensaciones.


Lo que sí tiene esta cuarta generación del MX-5 de particular es que su desarrollo se ha llevado a cabo después de que se firmara un acuerdo con Fiat para un desarrollo conjunto. 

Lo cierto es que el coche es el resultado del trabajo de los ingenieros de Mazda, periódicamente aprobado por los hombres de Fiat cuyo coche tendrá un bastidor similar, pero carrocería y motores diferentes. Inicialmente, la versión del grupo italiano iba a ser lanzada con marca Alfa Romeo, pero finalmente se ha decidido que sea Fiat, con motores menos potentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario