29 mayo 2014

Uno de cada tres coches de EEUU tiene un techo español

La empresa se llama Grupo Antolín. No es un nombre que suene en la calle. Ni que encaje, probablemente, en las normas de los expertos en identidad corporativa sobre cómo bautizar a una compañía. 

Pero el Grupo Antolín, que fabrica uno de cuatro techos de coche en el mundo, y uno de cada tres en EEUU, abrió este miercioles su décima planta en este país, donde produce desde 1994 y en el que cuenta con 2.600 personas.

En total, Antolín tiene 120 fábricas en 25 países, desde España a China o Sudáfrica, un mercado importante porque en él se manufacturan coches con el volante a la derecha para muchas ex colonias británicas.

La planta inaugurada ha costado 13 millones y generará 110 empleos directos, aunque en el futuro la plantilla podría duplicarse, por medio de la fabricación de 4.000 techos diarios para Ford. 

El acto de inauguración contó con el embajador de España, Ramón Gil Casares, y el Gobernador de Misuri, Jay Nixon.

Es una fábrica situada en Kansas City, que se está convirtiendo en un importante centro de la industria del automóvil en el centro de EEUU, tras la reciente apertura de, entre otras, plantas de producción de General Motors y Ford.

Todo empezó en los años 50, cuando los dueños de un taller de reparaciones de Burgos –José y Avelino Antolín– patentaron una rótula de dirección de plástico que mejoraba la seguridad de los vehículos. 

A partir de ahí, comenzaron a trabajar con los grandes fabricantes y llegaron a un acuerdo con la principal empresa alemana de la época –Lemforder– para crear una joint venture en España. Progresivamente fueron centrándose en cuatro áreas: techos, puertas, asientos e iluminación interior.

Una empresa auxiliar del automóvil tiene que trabajar de forma coordinada con sus clientes. 

Y ahí fue donde, en 1992, los directivos de la compañía recibieron en Burgos una llamada de la sede central de General Motors en Detroit diciéndoles que les esperaban al día siguiente en Detroit porque estaban muy interesados en cómo hacían los techos. Todo muy a la americana.

"Obviamente, la reunión no fue a las 24 horas, pero sí a las 48", explica un portavoz. 

La reunión fue bien, sobre todo porque los estadounidenses no se esperaban ni el grado de desarrollo de los productos de la compañía española ni el esfuerzo que ésta estaba realizando en el área de I+D. Hoy, los 10 modelos de coches más vendidos de Europa y de EEUU tienen techos por Antolin.

Que una empresa familiar de Burgos haya logrado esa cuota de mercado a nivel mundial es una de las grandes historias ocultas de la economía española. 

Desde Antolin insisten en que la clave de su éxito ha sido desarrollar relaciones estables y duraderas con sus clientes. Los principales compradores de productos de Antolin son VW, que acumula el 25% del negocio de la empresa, Ford (15%) y Reanult-Nissan (14%).

En total, Antolin abastece a más de una docena de empresas fabricantes de automóviles. 


Pero la clave para que una empresa pequeña sobreviva y crezca en un sector en el que muchos de sus competidores son varias veces mayores es, según los responsables de Grupo Antolín, lo que convenció a GM hace dos décadas: su esfuerzo en I+D. 

La empresa ha designado tradicionalmente el 3% de su facturación bruta –2.200 millones de euros hoy– a I+D. De sus 15.000 empleados, 800 trabajan en esa área.


Europa es el mercado más importante de Antolin, ya que supone el 56% de sus ventas. Pero su área de mayor crecimiento es EEUU, donde ha triplicado sus ventas y doblado su plantilla en apenas cinco años, y planea seguir creciendo. 

Por áreas de actividad, quiere reforzar la fabricación de puertas, que hoy es menos de un tercio de su facturación, pues "las perspectivas de crecimiento en ese sector podrían suponer un salto cualitativo de la empresa". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario