18 mayo 2014

Hay que arreglar las carreteras

Lamentablemente, los accidentes en la N-332 son algo bastante frecuente, a pesar de las obras que inauguraron hace poco tiempo a la altura de Guardamar. Es una carretera demencial, en la que el tráfico resulta desesperante cuando se va con prisas.

Abundan los coches de alquiler pilotados por conductores dubitativos cuando no inútiles, camiones viejos que van pisando huevos y locos al volante que se desesperan en las colas y salen a adelantar se pueda o no. Muchos cambios de rasante y algunas de las curvas que parece que las hubieran peraltado bajo el efecto del alcohol.


En el tramo entre Alicante y Torrevieja ya han fallecido varias personas en lo que va de año en diversos accidentes y, lo más sangrante, el de hace unos días parece que ocurrió en un punto negro. 

Los puntos negros al parecer son de sobra conocidos por todos los que pueden hacer algo para evitar que ocurran más accidentes en ese mismo lugar, (esto es Tráfico, Fomento, Guardia Civil, qué sé yo) y sin embargo no parece que hagan lo suficiente. 

Para el año próximo, en el presupuesto de inversiones para carreteras, Fomento ha destinado un importe ínfimo para Alicante, por debajo del destinado a provincias como Soria, por decir algo. 

Fui hace un mes a Soria y no me crucé ni un coche en kilómetros, ¿va a ser comparable la necesidad de la provincia menos poblada de España con el trasiego de los millones de personas que tenemos por aquí circulando a diario por nuestras carreteras? 

¿En qué momento se tomará Fomento en serio arreglar los puntos negros, para evitar esas intolerables muertes previsibles? Y por otra parte, ¿es que no hay nadie en Madrid que tenga el suficiente peso específico como para reclamar para Alicante lo que necesitamos y merecemos? Si no espabilamos, estamos listos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario