07 mayo 2014

A partir del 1 de Julio la tarifa del parquímetro de Madrid será impredecible

Si el delegado de Movilidad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid aparcara en zona azul o verde a partir del próximo 1 de julio tendría que pagar la tarifa base, sin descuentos ni bonificaciones de ningún tipo. 

El coche particular de Diego Sanjuanbenito es un diésel con menos de dos años de antigüedad, de la categoría C según la normativa europea, la única que no va a tener sorpresas –ni positivas ni negativas– con los precios actualizados del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

La Junta de Gobierno de Madrid ha aprobado una nueva Ordenanza de Movilidad que introduce un sistema de pago individualizado "único en el mundo" por el que, cuanto más contaminante sea un vehículo, más costoso le resultará a su propietario echar el freno de mano en las calles con parquímetros

Y a la inversa. Además, el número de monedas a introducir dependerá del nivel de ocupación en tiempo real de la zona.

Los beneficiados con esta medida serán los propietarios de coches de la clase A: híbridos no enchufables y los que usan el gas como combustible (tanto GLP como GNC). A todos ellos se les aplicará un descuento del 20% sobre la tarifa base. 

La bonificación será del 10% para los de gasolina matriculados a partir de 2006 y para los diésel que salgan de fábrica a partir de septiembre de 2015, ambos encuadrados en la clase B.

Los de las clases D y E, por el contrario, tendrán que pagar, respectivamente, un recargo del 10% y del 20% por detenerse sin conductor en terreno SER. 

En el primer supuesto se incluyen los vehículos de gasolina de 1997 a 2000 y los diésel de 2001 a 2005, mientras que en el segundo están los de gasolina anteriores a 1997 y los diésel previos a 2001.

A esta sopa de números hay que añadir el ingrediente de la ocupación en tiempo real de los alrededores. Se han establecido cinco niveles distintos que pueden llegar a incrementar el precio del ticket hasta en un 20% si hay muchos automóviles ya estacionados o reducirlo en el mismo porcentaje en la situación contraria.

Cruzando todas estas variables, a la que se añade aún una más, la de precios diferenciados para las zonas de bajas emisiones a los del resto, aparcar una hora en zona azul puede costar desde 0,66 hasta 1,68 euros. La horquilla para el mismo tiempo pero en zona verde variará desde 1,23 hasta 3,29 euros.

Así que, en resumen, la visita al parquímetro será ahora toda una aventura porque nunca se sabrá de antemano qué cantidad de cobre será necesario introducir para saciar su apetito. 

Y con este galimatías de combinaciones posibles resulta muy difícil determinar si al final las tarifas que entrarán en vigor el 1 de julio resultarán más caras para el usuario que las que están hoy en vigor.

Con los datos del parque móvil de Madrid en 2013, Sanjuanbenito pronostica que el 76% de los conductores tendrá que abonar "lo mismo o menos" que ahora. Pero eso sin contar con el grado de ocupación de la zona elegida para estacionar. 

Vamos, que ni con una bola de cristal se va a poder saber de antemano a cuánto ascenderá la dolorosa con este nuevo SER que ha sido bautizado con el apellido de "inteligente".

Mucha menos casuística hay en el resto de las medidas incluidas en la Ordenanza de Movilidad. Con ella se materializa la eliminación del SER en los cascos históricos de Carabanchel, Hortaleza y Fuencarral que anunció este lunes la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. 

Así, en verano se borrarán las líneas de colores que se pintaron en el asfalto de estos distritos en 2006, tras las protestas reiteradas de los vecinos afectados, porque el equipo de Gobierno ha llegado a la conclusión ahora de que no se trata de enclaves prioritarios.

Además, se van a crear 1.354 plazas de larga distancia en varios puntos de la ciudad en las que se podrá estacionar hasta 12 horas al día por un precio máximo de seis euros. 

Todas ellas se localizarán en los bordes de la almendra central, ya que el objetivo del Ayuntamiento de Madrid con esta medida es "despejar el tráfico" dela zona más concurrida de la ciudad.

En concreto, se situarán en las calles Ciudad de Plasencia (103), Cuesta de la Vega (80), Profesor Martín Almagro Basch (315), paseo de Camoens y Valero (271), La Rosaleda (300), paseo del Rey (211) y Francisco y Jacinto Alcántara (74).

Desde el 1 de julio también se ampliará el tiempo de aparcamiento permitido en las zonas verdes (de una a dos horas) y en las azules (de dos a cuatro). 

Se flexibilizarán también las incompatibilidades para disponer al mismo tiempo de un tarjeta de SER y una plaza en aparcamiento de residentes.

Asimismo, se establece una tarifa plana para empresas de vehículos mutiusuarios (el denominado carsharing), que será de 1.800 euros por cada vehículo, y los conductores de eurotaxi estarán exentos de pago para poder ayudar a sus clientes con movilidad reducida a subir a bordo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario