07 noviembre 2013

Cada vez se están vendiendo más coches de segunda mano

El mercado del vehículo de ocasión (VO) está en alza. De hecho, hasta el mes pasado se vendieron en nuestro país más de 1.209.500 unidades. Esto representa un incremento del 8,1% con respecto al mismo periodo del año anterior, según datos del Instituto de Estudios de Automoción para Ganvam, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas.

Con estos números, hay 2,2 vehículos de segunda mano por cada uno nuevo. Aunque la venta de vehículos usados con una antigüedad máxima de tres años ha aumentado –un 16% del total de las operaciones–, la mayor parte de las transacciones se produce en el segmento de coches con más de 10 años –un 49%–. Planes para incentivar la compra de coches de menos de un año, como el PIMA Aire, que concede ayudas de hasta 2.000 euros, han hecho que el número de compras aumente.

"Los vehículos mileuristas continúan siendo la estrella de las ventas entre particulares, con un crecimiento del 19% hasta septiembre; y es que los compradores siguen anteponiendo el factor precio a otros criterios como la garantía europea, el contrato o el historial de mantenimiento que ofrecen concesionarios y compraventas", explica Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam.

Sin embargo, si nos centramos exclusivamente en el círculo profesional, los vehículos de ocasión más vendidos fueron los de un máximo de tres años en circulación, con un porcentaje del 13,3%. Pero las ventas entre particulares concentran el 62% de los VO.

Si hablamos de dinero, el precio medio de los coches usados se situó en septiembre en los 12.693 euros, una subida del 1,4%. Un dato positivo, ya que supone romper con siete meses consecutivos de caídas, tal y como puede leerse en el Observatorio europeo de precios, elaborado por la consultora internacional AutoScout24.

Una de las razones de que el precio se encarezca es la escasez de oferta proveniente de las denominadas fábricas de VO, es decir, vehículos procedentes del renting, el rent a car, buy backs y automatrículas. Una de las razones es que ante una coyuntura económica tan desfavorable, estas empresas prorrogan los contratos –que solían tener una duración de cuatro años– para no tener que acometer inversiones mayores.

Otra de las razones que ha observado AutoScout24 es que pequeños operadores de rent a car están comprando vehículos de ocasión con poca antigüedad en lugar de nuevos, por el ahorro que supone. Esto suele ocurrir más en zonas periféricas e insulares, como demuestra el hecho de que los precios de VO más elevados se registran en Baleares (14.268 euros) y en Canarias (13.611 euros), claramente por encima de la media.

Las compañías de renting y gestión de flotas cuentan en muchos casos con sus propios canales on line de subastas. La empresa ALD Automotive lo hace a través de ALD Car Market, una plataforma que ha dado salida a unas 1.200 unidades, aproximadamente.

Una actividad derivada del paso de un vehículo de renting al mercado de VO es la peritación necesaria para poder hacer una tasación y vender el automóvil. La valoración de desperfectos tiene que realizarla una empresa ajena, para garantizar que el estudio sea objetivo y sin intereses. La mayor parte de esta flota se vende en subastas a profesionales (un 90%), mientras que el 10% restante pasa a manos de particulares.

La mayoría de estos vehículos, un 70%, corresponde a unidades del grupo B (Ford Fiesta, por ejemplo) y del grupo C (Ford Mondeo), siendo la motorización diésel la más común. Por contra, cada vez hay menos vehículos comerciales de carga en el mercado. La media de los automóviles que llegan a las empresas de peritación va de los 48 a los 60 meses, con unos 25.000 km al año. La prórroga de los contratos de renting se confirma con estos datos, ya que la media años atrás era de 36 a 48 meses.

Primero se realiza una peritación de daños exteriores, consistente en una inspección ocular del estado de la chapa, la oxidación de la pintura y posibles deficiencias en las lunas. Después se procede a una peritación de daños interiores, en la que se examina si hay manchas, rozaduras o quemaduras en el habitáculo del coche. La última inspección es la de los elementos accesorios (interiores y exteriores), es decir, la rueda y el kit de repuesto, cinturones de seguridad, retrovisores, etc.

La comprobación del estado de los neumáticos sería el siguiente punto de la revisión. Comprobar si no falta nada de la documentación del vehículo ni el segundo juego de llaves sería el siguiente paso en el peritaje. Por último, todo peritaje debe concluir con un completo reportaje fotográfico, en el que queden de manifiesto los desperfectos. Como buena parte de estos vehículos se va a vender a través de internet o de canales virtuales es necesario que sea minucioso.

José Bernardo Fernández de Castro, director general de Garvagh Enterprise considera que la parte más complicada de peritar son los bajos de los coches: "Un golpe en esta zona del vehículo es lo más difícil de ver. A no ser que presente signos evidentes de accidente, el coche no pasa por el foso o por un elevador". En la mayor parte de los casos, la peritación se realiza entre una y dos horas. Mantener los vehículos aparcados durante mucho tiempo es costoso.

"Hemos apreciado que han descendido considerablemente los daños en el interior, así como la pérdida del segundo juego de llaves, lo que facilita su salida", asegura Fernández. Pero es que antes estos gastos no siempre los asumía el usuario.

Hasta septiembre se han vendido más de 1.209.500 vehículos de ocasión en España, un 8,1% más.

2 comentarios:

  1. SI, es verdad, auqnue hoy en día la veta es una operacion que ha quedado atrás. Muchos prefieren el renting coches particulares como modalidad economica

    ResponderEliminar
  2. Una información interesante. Cada vez son más las personas que optan por comprar un coche de segunda mano, en buenas condiciones, pero a un precio más económico. Saludos.

    ResponderEliminar