29 julio 2013

Zidane marca el ritmo

Dos de dos. Efectividad total del Real Madrid en su aventura americana de pretemporada, esta vez con un juego más vistoso y menos angustias que en Chicago, al menos de cara al resultado. Al saltar al campo, aquellos que desde estas latitudes siguen al club blanco en su periplo por la Liga española, tuvieron una sensación de déjà vu. Con Guti y Raúl en el campo en sustitución de Pablo García y Ronaldo -ausente por unas molestias musculares-, el equipo era casi una fotocopia del subcampeón del año pasado.

Sin los nuevos fichajes en el césped, los blancos desplegaron un juego muy fluido durante la primera parte a pesar de los inocentes intentos del Galaxy de parar el juego rival. El gol tempranero de Owen aprovechando un pase de la muerte de Zidane -que volvió a demostrar que la clase no tiene edad-, dejó prácticamente el encuentro visto para sentencia. El Madrid se encontraba cómodo, jugando de memoria y con Guti y Raúl muy activos.

Los jugadores del Galaxy, voluntariosos, lo intentaron todo chocando una y otra vez contra la defensa blanca que no sudó mucho para frenar los tímidos ataques estadounidenses. Sólo el escurridizo Kirovski y el hábil Ramírez pusieron en evidencia la falta de forma física -normal en estas fechas-, de los zagueros merengues.

Con el gol en contra y viendo que el descanso se cernía sobre ellos, los del Galaxy adelantaron las líneas. Como consecuencia, el juego perdió un poco de brillantez por la acumulación de jugadores en el centro del campo. El segundo tiempo fue otra historia.

El Madrid era consciente de su superioridad y no forzaba la máquina, lo que provocó algunas de las ocasiones más claras para los locales.En especial un tiro de Kirovski que Casillas desbarató con una palomita, deleitando a la grada y justificando su presencia en el campo. Pero ya no hubo mucho más. El partido fue cortado constantemente por los cambios -13 en total, ocho para el Madrid-, y sólo valió la pena esperarse para ver a Figo y a Soldado en acción. El juego vertical del portugués y la buena colocación del canterano, dieron sus frutos. De una combinación suya -con remate inapelable de Soldado-, nació el segundo y último gol de la gira estadounidense.De esta forma, Soldado se convierte en el jugador más efectivo del equipo, no sólo por partidos sino por minutos.

Los dos fichajes nuevos también tuvieron sus minutos. Pablo García dejó patente su falta de compenetración, y Diogo -haciendo de carrilero derecho-, mostró lo que puede aportar al equipo más velocidad por esa banda.

Antes de decir good bye a las Américas y partir para la China el mismo lunes por la noche, el Real Madrid tomó contacto -aunque de forma fugaz-, con el mundo de la farándula. En la zona mixta del estadio recibió la visita de la actriz Eva Longoria, de la serie Mujeres desesperadas que estuvo acompañada de su novio, el flamante campeón de la NBA Tony Parker, compatriota y buen amigo de Zidane, a quienes se les unió la tenista María Sharapova.

No hay comentarios:

Publicar un comentario