10 mayo 2013

Un Ferrari mucho más potente

En el pasado Salón de Detroit, Ferrari presentó el 512 TR, evolución del modelo Testarossa. Para la edición de 1993 prepara una evolución del modelo 348 que está a punto de cumplir su cuarto año de permanencia en el mercado.

El coche, sorprendido por el fotógrafo Giobanelli mientras rodaba en la pista de pruebas que la marca tiene en Fiorano, se diferencia del modelo actualmente existente por las llantas de mayor diámetro (¿diecisiete pulgadas?). Exteriormente, el coche no tiene mayores diferencias como tampoco las hay en su habitáculo. Sin embargo, bajo el capot, el motor de ocho cilindros en V de 3,4 litros, recibe una culata de cinco válvulas por cilindro, es decir, de 40 válvulas, con lo que la potencia pasa de 300 a 330 caballos.

Según algunos técnicos de la marca, esta modificación ha sido realizada únicamente para atender la demanda de quienes han escogido el Ferrari 348 como vehículo para participar en el Campeonato de Italia de Gran Turismo. Pero ésta no resulta ser más que una excusa para tapar la próxima aparición de la versión. En cualquier caso, Ferrari llevaba tiempo trabajando sobre una culata de cinco válvulas por cilindro, que incluso ha probado en su motor de Fórmula 1. De momento, el 348/40 Valvole aparecerá en versión berlinetta, es decir, cubierto. Más adelante, en el Salón de Ginebra posiblemente, aparecerá la versión Spider. Este motor será exclusivo para el 348 mientras que el Mondial mantendrá la versión de 32 válvulas.

Ferrari mantiene así la renovación de su gama en la que después del lanzamiento del 456 GT se espera la aparición, en el año 1993, del coche que debe reemplazar al modelo F.40, cuya producción concluyó el pasado verano. Este, nuevo modelo equipará un motor derivado del de 12 cilindros en V utilizado en la Fórmula 1. La prosperidad de Ferrari contrasta con los problemas que acusan otras marcas productoras de coches deportivos.

Porsche sobre los efectos de una gran capacidad de producción que contrasta con la caída de la demanda. En Lamborghini, la demanda del Diablo ha caído hasta tal punto que la marca está retrasando la entrada en producción y por tanto el lanzamiento del P.140, un modelo más económico, cuyo precio se situaría en todo caso entre los 14 y los 16 rrillones de pesetas. En Bugatti, se está a punto de obtener la homologación para iniciar las entregas de las primeras unidades de su modelo del que no parece haber más que unas treinta peticiones.

Maserati ha visto como se reducían sus pedidos. Sin embargo, el principal accionista de la marca, el italoargentino Alejandro De Tomaso, ha lanzado una versión modificada del Pantera, con motor V-8 Ford. Esta situación ha hecho también que la familia Rivolta esté replanteándose el relanzamiento de su marca, Ios. El prototipo, que toma la base del Chevrolet Corvette, existe ya, pero faltan accionistas para la empresa y cartera de pedidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario