10 marzo 2013

Los japoneses hacen los coches mejor que nosotros

Los norteamericanos están hoy más preocupados que nunca por la "colonización" que ha emprendido su gran rival económico, Japón. "La venta del Centro Rockefeller ha creado un problema psicológico en este país", asegura el multimillonario empresario Donald Trump. Richard Baldwin, experto en Comercio Internacional de la Universidad de Columbia, asegura que la mayoría de sus compatriotas considera a Japón como "una amenaza".

«Durante las dos últimas décadas, cuando alguien quería un producto de primera calidad compraba uno norteamericano, y si no podía pagar un precio tan alto entonces compraba la copia japonesa. Ahora ocurre todo lo contrario". Baldwin coincide con otros muchos profesores en que existe un miedo especial hacia los japoneses. Algunos se preguntan la diferencia que existe entre esta "fobia" y una nueva forma de racismo. Len Clark ha visto el proceso muy de cerca desde The Wall Street Journal, y no le preocupa.

"Si los japoneses quieren invertir comprando bienes norteamericanos entonces estamos haciendo las cosas bien". El periodista del diario económico más influyente del mundo afirma que, a pesar de las críticas -"siempre hay gente a quien todo lo foráneo le parece sospechoso"-, a largo plazo los orientales están haciéndole un favor a su país.

"A las empresas norteamericanas se les había olvidado competir porque nadie tenía la posibilidad de enfrentarse a nuestras multinacionales. Los japoneses nos están forzando a competir, y eso es bueno". Herbert Gould, un prestigioso cirujano óptico, representa cómo piensa gran parte de los norteamericanos. Está preocupado ante el incremento de las compras niponas, pero reconoce que está "celoso" de los japoneses, ya "que han trabajado más que los demás y ahora tienen lo que merecen". Gould asegura que la culpa es, en parte, estadounidense.

"Nosotros les porporcionamos nuestra tecnología. Fuímos estúpidos. Les enseñamos a fabricar coches y ahora los hacen mejor que nosotros. En el campo médico ocurre lo mismo, lo veo todos los días". Los expertos aseguran que la penetración nipona levanta polvareda porque se ha vendido algo que durante años ha representado "lo norteamericano". Baldwin afirma que "si en vez del Centro Rockefeller los japoneses hubieran comprado el edificio de al lado nadie le hubiera prestado atención".

No hay comentarios:

Publicar un comentario