12 enero 2013

Los famosos tirados al sol

A medida que el calor aprieta las playas españolas se llenan de famosos y las revistas del corazón de color. Isabel Sartorius aparece en varias publicaciones ataviada con bañador tipo «retro», como marca la moda, y disfrutando, junto a su familia, del mar de Formentera. Más íntima fue la jornada que disfrutó en Marbella la hija de la Duquesa de Alba, Eugenia, en compañía de Miguel Báez, Litri, cuyo noviazgo al parecer va en serio -lo suyo son los toreros-. En las playas de Marbella se ve feliz a Rosario Flores, en su séptimo mes de embarazo, junto a su novio, Carlos Orellana.

Ya se sabe que tendrán una niña y se llamará Lola. Las costas de Cádiz han sido elegidas por Imanol Arias y Pastora Vega, a quienes, en compañía de su hijo Ion, se les ve pegándose un chapuzón.

Y también por el Gran Wyoming, tumbado al sol con su mujer y sus dos hijas. A su casa de Alcudia, en Mallorca, se ha trasladado, un verano más, la familia de Norma Duval, quien posa en un amplio reportaje para «Lecturas», mientras el exótico entorno de la isla canaria de Lanzarote es el lugar donde pasa sus vacaciones Mónica Pont, la «guapa» de Hostal Royal Manzanares. La actriz, que luce su palmito en Semana, ha cumplido uno de los grandes deseos de su vida, conocer al autor de «best-sellers» Alberto Vázquez Figueroa.

La futura mujer de Pedro Carrasco no pierde el tiempo. En plenos preparativos de su boda, Raquel Mosquera no deja de pensar en su futuro profesional y ya tiene previsto montar, tras la luna de miel, un salón de belleza que llevará su nombre. En un extenso reportaje en Semana se ve a la peluquera mostrando su nuevo «look», con una larga melena castaña, y demostrando sus habilidades con la tijera y el peine. La publicación resalta, una vez más, las magníficas relaciones de Raquel con Rociíto.

Después de estar todo el día fuera de casa, de viaje en viaje, de competición en competición, Carlos Sainz se ha reunido con su familia para pasar unos días en la playa, en la Costa de los Pinos, en Mallorca, donde el piloto tiene una casa, en la que suele veranear todos los años. Mientras su mujer y sus hijos (de dos y tres años) toman en sol o juegan con las tablas de surf, el piloto de automóviles bucea, navega con su barca o se dedica a nadar, para mantener su forma física, algo imprescindible en su profesión. 

Durante los días que ha pasado la familia Sainz en Mallorca era habitual ver a Carlos en su embarcadero particular trabajando en su barco, una de las aficiones favoritas de este deportista que siempre ha demostrado su amor por las actividades naúticas. Durante la última semana, los padres del subcampeón del mundo de automovilismo se han unido a la familia Sainz para estar más cerca de sus nietos Blanca y Carlos, y disfrutar de la tranquilidad de la casa en la que suelen pasar unos días todos los años, huyendo del calor de la península.

No hay comentarios:

Publicar un comentario