03 agosto 2012

La contraproducente subida del IVA

Tomemos dos países: Portugal y Holanda. Dos contextos económicos muy distintos dentro de la UE que comparten una (mala) experiencia común. Ambos aplicaron una subida de impuestos indirectos a los espectáculos y actividades culturales. Es decir, lo mismo que ocurrirá en España cuando, a partir del 1 de septiembre, el IVA de conciertos, cine y espectáculos escénicos pase del 8 al 21%. En el caso de Portugal, el porcentaje quedó fijado en el 13% y provocó una caída de espectadores del 40%. En Holanda, la subida fue aplicada a finales del año pasado y ha sido recientemente anulada, ante el catastrófico efecto sobre la asistencia a espectáculos culturales. 

Con estos ejemplos, y con estudios económicos que anticipan un panorama desolador, la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industrial Cultural Española enarboló ayer una protesta conjunta por parte de 2.000 empresas afectadas por la medida. La Unión pretende que se anule la puesta en marcha de una medida que puede provocar el cierre del 20% de las empresas del sector, un descenso de 43 millones de espectadores y la destrucción de 4.226 empleos directos, así como unas pérdidas de 533 millones de euros.
En una rueda de prensa celebrada en Madrid, los representantes de la Unión -que engloba, entre otras asociaciones, a la Federación de Empresarios de Cine de España (FECE), la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (Fapae), la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda), la Asociación de Promotores Musicales de España (APM) y la Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo (ARTE)- expresaron que la medida tendrá un efecto negativo en las arcas del Estado, ya que los ingresos por IVA se verán mermados por la falta de público y el dinero procedente de otros impuestos (sociedades, IBI) caerá igualmente en picado a consecuencia del descenso de taquilla.

Así lo detalla el estudio realizado por la firma Pricewaterhouse, que indica que, en el caso del cine, la medida provocaría que la recaudación del Estado bajase en 8,21 millones de euros. En cambio, si el IVA cultural subiese sólo dos puntos y pasase del 8 al 10%, supondría un aumento de 1,55 millones de euros. Es decir, 9,76 millones de euros. 
Las empresas culturales descartaron llevar a cabo por el momento movilizaciones más directas, como huelgas -«será el público el que se movilice», se afirmó en la rueda de prensa- y no quisieron calificar la medida como ideológica o de castigo del PP a la Cultura por su posicionamiento político. En ese sentido, alabaron la actitud del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, al manifestarse en sentido contrario a las declaraciones del ministro Wert. Igualmente, el presidente de la Junta de Extremadura, J. A. Monago, mostró su rechazo, a través de una tribuna publicada, a la subida del IVA cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario