31 julio 2012

Manolete vuelve matando

«Si digo la verdad, detesto la película. Por mí no se habría estrenado nunca», afirma el productor con una idea quizá algo particular de lo que significa promocionar una película. «Con esto no quiero decir que esté mal. Simplemente, es que estoy harto», añade a la vez que explica que es el acuerdo de su productora con TVE (créditos ICO de por medio), el que les ha «obligado» a dar este paso. 

En cualquier caso, de ser verdad que por fin se estrena el 24 de agosto, todo parece indicar que el culebrón con alma de sainete que rodea a la película continuará. Cuenta Vicente Gómez que todo este largo penar arranca de un desacuerdo visceral con el director de la cinta, el director Menno Meyjes. «Tras mil disputas, acordamos aceptar su montaje. Eso sí, la condición era que si la película funcionaba mal en Francia, el primer país en el que se estrenó, haríamos otro montaje posterior». Y así fue. «La cinta ha sido completamente rehecha», concluye. 

¿Y de las deudas que tenía la película y que, precisamente, la mantenían embargada? Y aquí entra en escena José Luis Moyá, de Creaciones Escénicas Moyá, S.L. Su versión nada tiene que ver con la del productor. «Todavía nos debe 500.000 euros. Apenas nos ha pagado un tercio de todo lo que nos debe. Ahora mismo la empresa está en fase de liquidación, en gran parte debido a él. No pudimos detener el estreno en el extrajero y sí hemos podido hasta ahora el de España». ¿Y por qué ahora sí se podrá estrenar? «Nosotros», responde Moyá, «hemos ido interponiendo demandas a medida que nos devolvían los pagarés. Él lo único que ha hecho es atender la deuda en uno de los juzgados, precisamente en el que dictaminó el embargo de la película. Pero las deudas siguen ahí acompañadas de dos querellas. En otro de los juzgados, lo embargado son los derechos de explotación. Veremos qué pasa con la taquilla cuando finalmente se estrene». 

El distribuidor por su lado, Félix Velázquez, de Premium Cine, se mantiene impasible: «La película está calificada por el Instituo del Cine (ICAA) y no nos consta que haya ninguna deuda. La estrenaremos con 50 copias, una cifra modesta, porque creemos que tiene su público. La idea es hacerla coincidir con el aniversario de su muerte». Islero acabó con Manolete el 29 de ese mismo mes en 1947. «No», vuelve a tomar la palabra Moyá, «se estrena en agosto porque este mes los juzgados están cerrados y ninguno podrá actuar de forma inmediata». 

Y el mismo hieratismo de Velázquez es del que hace gala, de nuevo, Vicente Gómez «No existe ningún tipo de deuda. Moyá ha sido pagado. Es más, esa deuda nunca fue un problema. Me atrevo a decir que al pobre Moyá le hemos utilizado. Si no le dimos el dinero antes fue para asegurarnos de que la película embargada no tenía así ninguna posibilidad de ser estrenada, puesto que entonces no nos convenía y ahora sí», afirma en la versión de los hechos más alejada posible que pueda ofrecer el citado Moyá. Ante esta versión, el supuesto acreedor sencillamente se enciende. Igual que el productor con su madre. Definitivamente, todo parece indicar que Manolete, el filme, seguirá en activo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario