20 julio 2012

La pérdida de derechos de los funcionarios

No ocurrirá lo mismo con el precio de las tasas para los polideportivos, piscinas y demás instalaciones municipales. La idea del Gobierno local es «ajustar la tarifa al coste del servicio». Es decir, que aumentarán de manera significativa para el próximo año. Este proceso quedará resuelto con la aprobación de los presupuestos para 2013. 

Antes, a finales de septiembre, la alcaldesa presentará en sociedad el Plan de Racionalización del Sector Público. Es decir, la respuesta del Ayuntamiento a las medidas tomadas por el Gobierno el pasado viernes. Básicamente, se trata de una poda de las empresas públicas y de su personal. A 31 de diciembre de 2013 las entidades y organismos públicos que no estén saneados -sin pérdidas- deberán desaparecer antes de 2015 y el Ayuntamiento no podrá hacer nada para evitarlo. La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo tiene todas las de perder, ya que no levanta cabeza con la crisis inmobiliaria. 
Además, en ese documento, el Consistorio deberá ajustar el servicio a las competencias que se consideran esenciales. El Ejecutivo entiende que se incluyen en esta categoría: urbanismo, medio ambiente, agua, vías, asistencia social primaria, seguridad, tráfico, turismo, ferias, salubridad pública, consumo, deportes, cementerios, museos, bibliotecas y transporte colectivo. Puede acometer otras actividades, pero siempre y cuando no pongan en riesgo las competencias básicas. 

La otra parte de los recortes tiene que ver con los gastos de personal o, lo que es lo mismo, con la rebaja de las condiciones laborales de los funcionarios y trabajadores. Estos vienen impuestos por el Gobierno y se aplicarán desde ya. Botella evitó pronunciarse sobre el mantenimiento de los puestos. «El principal objetivo es que el empleo público se reduzca lo menos posible», aseguró. 
El que no se abone la paga de Navidad hará que el Ayuntamiento deje de gastar 89,7 millones (52 por los funcionarios; casi un millón por parte de los miembros del Gobierno y altos cargos; siete, trabajadores de organismos autónomos y 30 de las empresas públicas). Eso sí, la subida del IVA se llevará 40 millones. 

Los empleados municipales tendrán que trabajar 1.650 horas anuales en 220 jornadas (siete más que antes) de 7,5 horas. Desaparece el horario reducido de verano y la jornada especial de San Isidro. 
En caso de baja, los tres primeros días recibirán un complemento del 50% de la retribución del mes anterior, del cuarto al vigésimo día (ambos inclusive) se podrá complementar siempre que no supere el 75% del salario. Entre los días 21 al 90, la retribución será del 100%. Además, desaparecerán los 45 liberados institucionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario