07 noviembre 2011

El milagro de la Virgen del Cobre.

El Gobierno de Raúl Castro y la Iglesia católica isleña han logrado alcanzar un pacto que tiene el nacionalismo como plataforma y como meta, y que intenta reparar la nación con cubanos de la isla pero también con emigrados. Se trata de un compromiso no reconocido oficialmente, pero muy visible en el contexto de la simbología política local.

Para establecer vías de futuro, la Iglesia católica necesita restablecer su protagonismo público. Por ello, la peregrinación de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre -patrona de Cuba-, que se inició el 8 de agosto del año pasado y que arribó ayer en La Habana después de recorrer unos 25.000 kilómetros por ciudades y pueblos del interior, acompañada por cinco millones de cubanos (el país tiene 11 millones de habitantes), según las cuentas de la Iglesia.

Es un acontecimiento histórico en un país donde las procesiones religiosas fueron vetadas en1960 y restablecidas durante la visita del Papa Juan Pablo II en enero de 1988, momento en el que el entonces presidente cubano Fidel Castro y la jerarquía católica iniciaron una etapa de acercamiento. La peregrinación tiene como principal objetivo celebrar que en 2012 se cumplen 400 años del hallazgo de la imagen de la virgen mestiza en la bahía de Nipe en el año 1612.

Miles de entusiastas habaneros se congregaron, ayer, en el poblado de playa Baracoa, al noroeste de La Habana, para presenciar la llegada de la patrona de Cuba, procedente de la provincia de Pinar del Río. El cardenal y Arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, recibió a la venerada figura religiosa que, posteriormente, fue trasladada a la Escuela Latinoamericana de Medicina. El pasado viernes, durante una inusual alocución en la televisión estatal, el cardenal, además de convocar a los capitalinos a que participaran en el recibimiento de la imagen, anunció que durante los próximos 55 días la patrona de Cuba visitará centros universitarios, hospitales y entidades culturales e iglesias. Como acto final de este peregrinaje, el próximo 30 de diciembre se celebrará una misa multitudinaria en la Avenida del Puerto, próxima a la Catedral de La Habana. Un acontecimiento inédito en el último medio siglo del proceso cubano.

El diálogo entre el cardenal Jaime Ortega y Raúl Castro en mayo de 2010 y que permitió la excarcelación de 130 presos políticos fue el primer acto visible de una apertura al entendimiento entre el Gobierno y la Iglesia católica. Gracias a estas conversaciones también se sentaron las bases para que fuera posible la peregrinación de la patrona, en una expresión religiosa inédita desde el triunfo de la revolución en 1959.

No hay comentarios:

Publicar un comentario